¿Quién no ha soñado alguna vez con pasarse la vida jugando? Por increíble que parezca, existe una profesión para ello: la de probador de videojuegos. 
Sólo apta para verdaderos apasionados de los videojuegos, se cree –y tiene su parte de verdad- que esta profesión no requiere de formación específica, pero te resultará muy útil tener las destrezas tecnológicas que este curso te provee. Además, tener conocimientos informáticos y de juegos, saber manejar hardware y software son cosas que siempre vienen bien en los trabajos relacionados con la tecnologías. Y no olvides que debes tener un conocimiento general de la realidad del sector.

Funciones del probador de videojuegos

Que te paguen por jugar no tiene precio. Pero recuerda que más allá de a cuántos videojuegos has jugado o cuántas consolas tienes en casa, medirán que afrontes este trabajo con total seriedad.  Y es que no todo serán horas de juego, también de repeticiones tomando unas notas de las que posteriormente saldrán tus informes de pruebas. Y es que los probadores de videojuegos no juegan, testean, que es ligeramente distinto.

El probador de videojuegos lo desmonta de principio a fin y tiene la capacidad suficiente para detectar los errores del mismo y reportarlos. Se dice que un buen tester es analítico y observador y sus posibilidades de trabajo se ven mejoradas cuando tiene conocimiento de inglés.

Es, en definitiva, una de esas profesiones de reciente creación con muchísimo futuro por delante. Todo dependerá de tu capacidad de actualización. Por suerte, hay grandes exponentes de esta industria con sede en nuestro país y permanentemente surgen selecciones de personal. Nuestro consejo: ponerle ganas, paciencia y, como siempre te decimos, estar bien formado.

Pin It on Pinterest

Share This