Aprender un nuevo idioma debe concebirse siempre como un reto que merece la pena asumir. Es una experiencia satisfactoria y gratificante que reporta enormes beneficios tanto en el plano personal como profesional. La internacionalización y globalización del mercado exigen cada vez más la presencia de profesionales que sepan desenvolverse en una segunda, e incluso tercera, lengua. Por otro lado, el enriquecimiento que el aprendizaje de un nuevo idioma nos aporta a nuestra vida privada es incalculable. Nos permite ampliar nuestros conocimientos, conocer nuevas culturas, interactuar con personas de la otra parte del mundo y mantener activo a nuestro cerebro, entre otras muchas.


Pero la realidad es que dominar un nuevo idioma no siempre es tarea fácil. Sobre todo si estamos frente a una de las consideradas lenguas más difíciles del mundo. No obstante, la complejidad es relativa y depende de muchos otros factores, entre los que se encuentran la proximidad o no con nuestra lengua materna, el tiempo que le dediquemos cada día, los recursos de aprendizaje disponibles y la motivación que mantengamos a la hora de estudiarlo.

Los idiomas más difíciles

Aquí te dejamos el listado de los idiomas más difíciles de aprender. Pero no permitas que esta lista te desanime o te eche para atrás si ya has tomado la firme de decisión de aprenderlo. Más bien asúmelo como un nuevo desafío. Ten en cuenta que su dificultad desalentará a muchas personas y su manejo te otorgará una exclusividad y diferenciación que difícilmente podrás adquirir por otras vías, sin olvidar la enorme satisfacción personal que experimentarás si consigues dominarlo. Si eres atrevido y te apasionan los retos, no pierdas la oportunidad de sumergirte en cualquiera de estas fascinantes lenguas:

Japonés

Muchas personas se decantan por el japonés teniendo en cuenta que el país nipón es una de las potencias mundiales más influyentes; por lo que su dominio te abrirá importantes puertas en el mercado laboral. Pero debes saber que te enfrentas a una ardua tarea. Su mayor dificultad radica en que está formado por más de diez mil caracteres diferentes, una gramática jerárquica y dos alfabetos fonéticos con casi cincuenta sonidos cada uno; sin pasar por alto la complejidad de su caligrafía. Tiene tres sistemas de escritura y dos sistemas de sílabas.

Chino

Sin duda, el chino ocupa el primer puesto en el ranking de los idiomas más difíciles de aprender. El mandarín y el cantonés son las versiones más extendidas, pero te sorprenderías si conocieras la gran cantidad de dialectos regionales existentes. Su gran complejidad se debe a los más de veinte mil símbolos gráficos que deberás memorizar, y que además cambian según el grosor, la entonación y el contexto de la oración. Por si fuera poco, existen cinco tonos distintos de pronunciación y el alfabeto se corresponde con conceptos y no con letras.

Danés

El danés es una lengua escandinava que ha permanecido prácticamente invariable a lo largo del tiempo. Posee una gran cantidad de letras y signos gráficos que van cambiando de significado. Su pronunciación monótona, plana y prácticamente sin erres es lo que la convierte en una de las lenguas más difíciles de aprender.

Húngaro

Es un idioma sonoro y grave, además de ser uno de los menos hablados. Quizá sea porque cada verbo tiene dos conjugaciones y cada oración múltiples entonaciones. La gramática es muy peculiar y si bien el alfabeto es el latino, las letras varían en función de distintos signos de puntuación. Aprender este idioma puede llevarnos fácilmente un año.

Árabe

Para empezar, podemos decir que este idioma se escribe de derecha a izquierda, lo cual supone ya un primer obstáculo para todos los occidentales. Pero lo que le convierte en un idioma realmente difícil es la caligrafía y gramática, la complejidad de los tiempos verbales, sus tres niveles de pluralidad y las cuatro formas distintas de escribir y pronunciar una misma palabra. Sus dialectos regionales y el número y posición de los puntos encima de alguna de sus letras hacen de su aprendizaje todo un mérito.

Coreano

El coreano es una mezcla de caracteres de diferentes alfabetos, oraciones en un orden distinto al que estamos acostumbrados, conjugaciones verbales tremendamente complejas, dos conjuntos de números y ciertos patrones para expresar estados… Sólo apto para los más valientes.

Los expertos han estimado que para aprender cualquiera de estos idiomas necesitarás al menos, 88 semanas (1,7 años) y unas 2.200 clases. Pero nada es imposible. Con constancia y motivación todo se puede lograr. En Aprendum conocemos la importancia de aprender idiomas y por eso contamos con la oferta formativa más completa y actualizada en esta materia. Elige el curso que mejor se adapte a tu nivel y necesidades. Quien deja de estudiar una nueva lengua, está dejando una parte importante del mundo sin conocer.

Fuentes: Blog Infoidiomas, ABC, Aprende idiomas y Universia

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe contenidos exclusivos sobre educación. Tendencias, curiosidades, trabajos, becas. 

¡Ya somos más de 200.000!

¡Se ha suscripto con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This