Todos los padres han experimentado alguna vez una rabieta por parte de sus hijos, un enfado o una mala conducta. Seguro que en más de una ocasión te has preguntado por qué tu hijo se comporta de esa manera, cuál es el motivo de esa reacción o qué hay detrás de una mala contestación. Aun cuando como padres se hayan realizado todos los esfuerzos y se hayan puesto en práctica todas las medidas oportunas para que nuestros hijos sean un ejemplo de buena educación, lo cierto es que éstos no siempre se comportan como debieran.

Psicología infantil para padres

Y es que al igual que los adultos, los niños también tienen que enfrentarse a ciertos problemas y dificultades. Los celos por la llegada de un hermano, la muerte de un ser querido o los distintos conflictos que puedan existir en el seno familiar inciden directamente en su comportamiento y bienestar. Y es ante este tipo de situaciones cuando los padres deben estar a la altura y proporcionar a los más pequeños todo el apoyo y cariño que necesitan para superar sus temores. En este punto, puede afirmarse que los progenitores desempeñan un papel fundamental al ser los responsables de crear un ambiente idóneo en el que crecer y desarrollarse personalmente.

Pero de todos es sabido que ser padre no es tarea fácil. Más allá de ser el referente de toda conducta y modo de ver la vida, de los adultos se exige una adaptación a cada una de las etapas que atraviesan sus hijos. Para ello se requiere constancia, paciencia y comprensión. Seguir una misma línea de actuación, aunque no siempre sea fácil. Es esencial fijar límites a tiempo, establecer pautas de comportamiento, fomentar el respeto a las normas, premiar la obediencia e inculcar valores esenciales que posibiliten la convivencia en sociedad.

Guía para educar a tus hijos

¿Pero cuál es la guía para saber que estamos educando correctamente a nuestros hijos? ¿Cómo se debe regañar a los niños? ¿En qué circunstancias se aconseja dar un azote o imponer un castigo? ¿Cómo debemos reaccionar ante una rabieta? ¿Qué limites se deben fijar y cuál es la forma más adecuada para imponerlos? ¿Cómo podemos conseguir que nuestros hijos nos hagan caso en todo momento? ¿Cómo se les debe comunicar una mala noticia? No existe una respuesta exacta para cada una de estas preguntas, pero lo cierto es que la psicología nos ofrece las pautas básicas para saber cómo actuar ante cada una de estas situaciones.

La Psicología Infantil es la ciencia encargada de estudiar el comportamiento del niño, desde su nacimiento hasta la adolescencia. Pone el énfasis en el desarrollo físico, motor, cognitivo, perceptivo, afectivo y social de los más pequeños, teniendo en cuenta la influencia que ejercen sobre ellos el entorno y la genética. Su función principal es prever y resolver los problemas relacionados con la salud mental de los niños, aunque también facilita a los padres reglas básicas de actuación. Y lo que es más importante, muestra a los adultos los parámetros que indican que estamos ante una situación grave y que ha llegado el momento de acudir a los especialistas.

Y es que frente a todo lo que pueda pensarse, la niñez no siempre es felicidad absoluta o ausencia de problemas. Los niños también sufren y se ven envueltos en situaciones complejas que es preciso resolver para garantizar su estabilidad y salud mental. Crisis familiares, dificultades para relacionarse, un cambio de colegio o el traslado a otra ciudad pueden provocar en los niños miedos, baja autoestima, ansiedad e incluso depresión. Crecer felices es fundamental para que puedan tener una vida plena de adultos. En este sentido, los padres encuentran en la psicología las herramientas necesarias para ayudar a sus hijos. Ésta es de gran utilidad cuando los niños no pueden gestionar por sí mismos un problema concreto y los padres se sienten desorientados acerca de cómo actuar.

Cursos de psicología infantil para padres

Ahora tienes la oportunidad de profundizar en la metodología y recursos de los que se compone la Psicología Infantil gracias a nuestra amplia selección de cursos online en esta materia. Conocerás cuáles son los trastornos psicológicos y miedos más comunes en la infancia y cómo abordar los problemas de conducta o comportamiento. Asimismo, te mostrarán las herramientas que están a tu alcance para actuar ante los miedos nocturnos o ante los trastornos relacionados con el lenguaje, la alimentación o la actividad. Adquirirás las habilidades y competencias profesionales que se requieren para ofrecer al niño toda la ayuda y apoyo emocional que pudiera necesitar.

Actúa ante el mínimo síntoma de infelicidad del niño. Ten en cuenta que los problemas no resueltos durante la infancia van a marcar su vida posterior. Pero no te obsesiones, ningún padre es perfecto; ni ningún niño requiere que lo sea. Comparte sus momentos más alegres, seca sus lágrimas y hazle saber que cuenta con tu amor, cariño y confianza de forma incondicional.

Fuentes: Importancia.org, Psicología Online, Mi Bebé y yo

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe contenidos exclusivos sobre educación. Tendencias, curiosidades, trabajos, becas. 

¡Ya somos más de 200.000!

¡Se ha suscripto con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This