Trabajar como funcionario de prisiones en instituciones penitenciarias (IIPP) puede ayudarte a conseguir una estabilidad laboral y salarial si te formas para superar las oposiciones.

El sistema penitenciario español está dividido entre las distintas cárceles que pueblan la geografía española y los Servicios Centrales de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. Para trabajar en cualquiera de estos lugares es necesario superar unas oposiciones o, en algunos casos, un concurso público de méritos. Así pues, se pueden diferenciar tres grandes grupos de funcionarios de prisiones entre los que encontramos a los expertos, al personal de interior o vigilancia y al resto del personal laboral de cualquier prisión.

– Los expertos no están denominados como tal por la Secretaría General de las Instituciones Penitenciarias (SGIP), sino que forman parte del denominado Cuerpo Superior de Técnicos de Instituciones Penitenciarias, compuesto por aquellas personas que superaron una oposición para ocupar empleos de juristas, psicólogos, pedagogos, sociólogos o sanitarios.

– El grupo de trabajadores de interior son aquellos particulares que desempeñan tareas internas dentro de los servicios centrales o de cualquier centro penitenciario, bien reconociendo a todos los internos a su ingreso en el establecimiento, haciendo reportes al director de la prisión, realizando pedidos de inventario, etc. Pertenecen a este grupo los vigilantes, ayudantes, educadores, auxiliares o trabajadores sociales, entre otros, que han superado su oposición pertinente.

– Y, por último, está el grupo del personal laboral de prisiones, que son aquellos particulares especializados en la realización de tareas concretas como los trabajadores sociales, monitores deportivos, maestros de taller, técnicos de jardín de infancia, cocineros, auxiliares de enfermería, electricistas, fontaneros, etc. Los profesionales que pertenecen a este grupo y ya trabajan en un centro de internamiento de reclusos han superado unas oposiciones o una convocatoria pública de empleo por mérito dependiendo de su rama.

Funcionario de prisiones: requisitos y sueldo

Para optar a uno de estos puestos de trabajo en cualquier cárcel deberás superar unas oposiciones con unos requisitos marcados. Así pues, la SGIP establece los siguientes criterios generales como obligatorios en la última convocatoria del 2016. No obstante, dependiendo del puesto y de las plazas, estos requisitos pueden cambiar o verse ampliados con alguna especificación complementaria:

1. Tener nacionalidad española y haber cumplido los 18 años de edad.
2. Tener el título de Bachiller o Técnico Superior.
3. No haber sido condenado por delito doloso a penas privativas de libertad mayores de tres años, a menos que se hubiera obtenido la cancelación de antecedentes penales o la rehabilitación.
4. No padecer ninguna de las enfermedades expuestas en el cuadro de exclusiones médicas del BOE Nº 220 del miércoles 10 de septiembre de 2014 (Sec. II.B).

En términos salariales, todo funcionario de prisiones está englobado en uno de estos tres grupos: el A, el B y el C1. Se trata de una división meramente administrativa y sirve para delimitar el tipo de retribuciones que percibe cualquier funcionario de prisión.

El Grupo A se subdivide a su vez en el A1 y el A2, formado por aquellos facultativos de Sanidad Penitenciaria, Técnicos de Instituciones Penitenciarias, Enfermeros de Instituciones Penitenciarias y el Cuerpo Especial de Instituciones Penitenciarias. Su sueldo varía en función del traslado y el cargo, pero está comprendido entre los 960€ y los 1110€ mensuales sin dietas, según el informe de retribuciones de la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (sindicato Acaip).

Por su parte, los funcionarios del Cuerpo de Ayudantes de Instituciones Penitenciarias (personal de vigilancia o laboral) se integran en los grupos B o C1. Su sueldo es inferior al grupo A, con una horquilla salarial de entre 720€ a 840€ mensuales.

Aunque no son cifras muy elevadas, cabe señalar que el sueldo de un funcionario de prisiones habitualmente es más alto por las retribuciones que percibe según el tipo de puesto que ocupa, el centro en el que trabaja o los complementos específicos por antigüedad o residencia.

Valla de protección de una prisión.

Tipos de centros penitenciarios

Se pueden distinguir varios tipos de centros penitenciarios a los que ser destinado una vez se hayan aprobado las oposiciones. Como un grupo destacado, encontramos a las prisiones de Basauri (Bilbao), Martutene (San Sebastián) y Nanclares de Oca (Álava) en una categoría especial. El resto de las prisiones de España se dividen en categorías de menor nivel (Categoría 1 y Categoría 2) que, a su vez, se subdividen en función de su situación dentro o fuera de la península.

Así las cosas, veamos un ejemplo: Un ayudante de Instituciones Penitenciarias, natural de Extremadura, que, desde hace cinco años, se dedica a redactar informes de situación de reclusos en la cárcel de Nanclares de Oca, tendrá más sueldo por complemento de residencia y la categoría del centro penitenciario que otro ayudante de administración, madrileño, que trabaja desde hace un par de años en los Servicios Centrales de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias (ubicados en Madrid).

En este sentido, hay que tener en cuenta que los funcionarios de prisiones se hallan permanentemente expuestos a posibles agresiones, por ello el sueldo es mayor en los centros de categoría especial. En septiembre de 2016, un informe del CSIF alertaba de que un funcionario de prisiones recibe una media de una agresión cada dos días en algún centro de España. Esta situación ha llegado hasta el punto en el que la SGIP se ha planteado crear un registro de agresiones para este 2017, aunque el sindicato mayoritario del sector Acaip lo rechaza por no ser una medida de calidad.

Preparar la Oposición

Si estás preparando por tu cuenta las oposiciones a funcionario de prisiones, no te olvides de la multitud de recursos multimedia que existen en la actualidad para mejorar tus conocimientos.

– Uno de los portales más interesantes para saber más derecho procesal y penitenciario es el de Foro Aladino, una web en la que encontrarás toda la actualidad sobre prisiones y su legislación, además de tener un foro de ayuda y exámenes psicotécnicos.

– También existen dos instituciones oficiales que promueven formaciones complementarias que pueden ayudarte a sumar puntos en una convocatoria para oposiciones a funcionario de prisiones: la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias (SCIP) y la ya mencionada Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip), un sindicato profesional que defiende desde 1989 los intereses de los funcionarios de instituciones penitenciarias de todo el Estado y se separó de UGT, CCOO y CSIF años atrás para prestar más atención a los profesionales de este sector.

– Asimismo, puedes prepararte la oposición con la ayuda de una academia presencial u online. En ese sentido, el buscador de formación Aprendum puede ayudarte a encontrar el centro y la metodología que más te convenga.

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe contenidos exclusivos sobre educación. Tendencias, curiosidades, trabajos, becas. 

¡Ya somos más de 200.000!

¡Se ha suscripto con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This