¿Llevas tiempo buscando empleo y no encuentras ninguno adaptado a tu perfil? ¿No haces más que mandar currículum y no recibes respuesta por parte de ninguna compañía, a pesar de reunir los requisitos exigidos para el puesto? Quizá estés cometiendo algunos errores en lo que a este proceso se refiere. Hay que tener en cuenta que buscar empleo ya es una actividad en sí misma, que exige seguir ciertas pautas y recomendaciones y en la que la constancia y persistencia son esenciales. En la mayoría de ocasiones pasamos por alto el hecho de que en el proceso de búsqueda pueden cometerse ya ciertos errores que van a lastrar cualquier acción que se desarrolle a posteriori.


La forma de buscar empleo puede marcar ya una primera diferencia con el resto de aspirantes. Sé cuidadoso en tu búsqueda, sigue una serie de pautas básicas, márcate una rutina y selecciona las ofertas adecuadas a tu experiencia, formación e intereses.

Si estás en búsqueda activa de empleo, éstos son los 10 errores que nunca debes cometer:

No ser constante

La búsqueda de empleo exige constancia, perseverancia y motivación. No es una actividad que pueda dejarse a los pocos días de iniciarse. Si cejas en el empeño, nunca alcanzarás los objetivos propuestos. No permitas que una negativa o una ausencia de respuesta aminoren tu ánimo. Mantén la alegría y el optimismo. Sólo quien insiste alcanza sus metas.

Currículum incompleto o mal redactado

El currículum, junto con la carta de presentación, son los principales elementos para llamar la atención del reclutador. No los desaproveches. Redáctalos de forma clara, ordenada y precisa, resaltando sólo aquello que consideres más relevante. Recuerda que sólo debes mencionar las experiencias y habilidades relacionadas con el puesto y que la extensión no debería superar una página. Hazle ver al seleccionador que eres el candidato idóneo para desempeñar el cargo y no olvides encajar tus cualidades en el perfil buscado. Cuida la redacción y la ortografía si no quieres experimentar un descarte instantáneo.

No personalizar las candidaturas

La personalización es fundamental para conseguir la diferenciación y despertar el interés del seleccionador. Enviar el mismo CV a todas las ofertas es un tremendo error porque no todas las empresas buscan un mismo perfil. Encaja tus competencias en las necesidades de cada empresa.

Buscar trabajo sólo a través de Internet

Ya conocemos la importancia de este medio para buscar empleo en la actualidad, pero no es el único. Centrarnos sólo en él hará que perdamos muchas otras oportunidades. Es cierto que es fácil, cómo y rápido; pero no hay que dejar de lado ninguna otra alternativa. Hay muchas empresas que aún aceptan el CV en mano, por lo que no está de más presentarte en ellas y entregarlo personalmente. También se recomienda asistir a los eventos de networking, ya que se estima que casi el 80% de las ofertas de empleo están ocultas.

Postular sin criterio

Enviar emails masivos no te asegura el acceso a un empleo. Es cierto que a mayor número de envíos, mayores son las probabilidades de encontrar trabajo; pero lo ideal es realizar una selección de ofertas. Se recomienda analizar de forma previa los requisitos que demanda la compañía y las tareas que conlleva el puesto. Si encajan en tu perfil, no dudes en presentar tu candidatura. Evita perder el tiempo con ofertas que exigen formación, experiencia o habilidades que no tienes.

Descuidar los contactos

Quedarse sin empleo no es motivo para avergonzarse, así que no lo ocultes. Cuéntaselo a amigos, conocidos, familiares y excompañeros de trabajo; nunca sabes quién puede brindarte una nueva oportunidad.

No actualizar las redes sociales

Teniendo en cuenta que cada vez son más las empresas que acuden a Internet para obtener más información acerca de sus candidatos, es fundamental tener el perfil actualizado. Si éste no se corresponde con el tipo de empleado que buscan, puedes dar el puesto por perdido. Configura un perfil serio y profesional, que refleje alguna de las competencias y aptitudes que afirmas tener. Incluye tus aficiones e intereses: el reclutador podrá conocerte mejor.

Olvidarse del teléfono o el email

Un error que nunca se debe cometer es descuidar las vías de contacto. Algunas empresas utilizarán el teléfono para citarte a una entrevista y otras preferirán el email. En cualquier caso, es fundamental estar atentos y tener desocupada cualquier vía de comunicación. Te arrepentirás si llegados a este punto pierdes la oportunidad.

No hacer un seguimiento de la solicitud

Si has enviado tu propuesta a través de un portal online, es esencial realizar el seguimiento de la misma. Revisa que la empresa lo haya recibido o incluso haz una llamada telefónica para asegurarte. Demostrarás interés.

Resistirse al cambio

Si anteriormente has desempeñado un empleo específico que apenas tiene ya oferta, es hora de ponerse al día. Rediseña tu CV y actualiza tus conocimientos. Recuerda que en Aprendum disponemos del catálogo formativo más completo, variado y actual, con el que podrás fomentar tu empleabilidad.

Aplica estos consejos como si de un ritual se tratara y ya verás cómo las entrevistas empiezan a surgir.

Fuentes: Universia, Oficina Empleo, Forbes y Blog LEE HECHT HARRISON

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe contenidos exclusivos sobre educación. Tendencias, curiosidades, trabajos, becas. 

¡Ya somos más de 200.000!

¡Se ha suscripto con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This