Cuando oímos hablar de cruceros lo primero que se nos viene a la mente son vacaciones, tiempo de ocio, relajación y desconexión. Nos imaginamos un lujoso y fascinante barco, que surca distintos mares y que toma tierra en lugares y paisajes idílicos. Sin duda una experiencia única e inolvidable, que no quisiéramos que terminase nunca. Pero a veces olvidamos también que los cruceros son una importante fuente generadora de empleo, que crea cada año miles de puestos de trabajo. Teniendo en cuenta que estamos ante un sector ajeno a la estacionalidad y que requiere de muy diversos perfiles profesionales, la probabilidad de presentarnos a una entrevista de trabajo y salir con un contrato firmado es muy elevada.

Desde animadores, cocineros, camareros, peluqueros, monitores, socorristas y hasta médicos y miembros de tripulación; son múltiples los perfiles que se demandan cada año para cubrir las vacantes generadas. Es una opción laboral muy atractiva tanto para personas que posean una determinada formación como para todas aquellas que no tengan una cualificación o experiencia determinadas.

Si estás buscando insertarte o reincorporarte al mercado laboral y quieres acceder a un campo con innumerables salidas profesionales, no hay mejor escenario posible. Es el empleo ideal para las personas extrovertidas a las que les apasione viajar. Trabajar en un crucero te brindará una experiencia gratificante y enriquecedora tanto a nivel personal como profesional, puesto que no sólo ganarás en cualificación y empleabilidad, sino que también tendrás la posibilidad de conocer a personas de distintos países y culturas.

Por otro lado, convivir día a día con personas de otras nacionalidades facilitará el aprendizaje de nuevos idiomas y te ayudará a mejorar el nivel de aquellos en los que ya se tenga cierta base. Todo ello sin olvidar que trabajar en un crucero nos permite viajar gratis. Podrás aprovechar tu tiempo libre para recorrer las ciudades y visitar los lugares en los que el barco haga parada.

Pero no todo pueden ser ventajas. Las jornadas laborales suelen ser largas, se requiere una plena disponibilidad y un dominio del inglés. Dependiendo de la compañía y el puesto, también se puede exigir cierta experiencia previa. La contrapartida: la alta retribución. Según los últimos datos, el salario puede ser dos o tres veces mayor (dependiendo del cargo y la responsabilidad) que el que se percibiría al desarrollar un puesto similar en tierra. Además, es preciso señalar que el sueldo puede conservarse casi de forma íntegra, puesto que los trabajadores de un crucero tienen cubiertos la manutención y la estancia.

Perfiles más demandados

Los perfiles profesionales más demandados pueden encuadrarse en dos grandes categorías: hostelería y servicios de barco. Dentro de la primera se engloban los cocineros, camareros, maîtres, ayudantes de cocina o sommeliers. Para éstos sí suele requerirse experiencia previa. Cuando hablamos de servicios de barco estamos haciendo referencia a todas aquellas profesiones que sin pertenecer al ámbito de la hostelería como tal, son imprescindibles para poder prestar todos los servicios que ofrece un crucero. Dentro de este conjunto variopinto de perfiles se encuentra el personal de limpieza, monitores, animadores, socorristas, artistas (músicos, cantantes, bailarines y cómicos), médicos y personal de