A la hora de hablar sobre criminología y criminalística, quizás, a muchos les venga a la mente la imagen de algún título de esas series policíacas que tienen tanto éxito en televisión donde un equipo de investigadores pasa a la acción y resuelve un horrible crimen en cuestión de minutos.

Pero debemos tener cuidado porque una cosa es la ficción y otra, muy distinta, la realidad. Por este motivo vamos a adentrarnos en estas ciencias para entender de cerca lo que es la criminología y la criminalística, así como para conocer las diferencias que existen entre ambas. Ya analizamos esta cuestión en anteriores post.

¿Qué son y para qué sirven la criminología y la criminalística?

Vamos a empezar desgranando lo que es la criminología y para qué sirve, y no hay mejor forma de hacerlo que con una definición del prestigioso criminólogo español Vicente Garrido, que se refiere a ella como “la ciencia que estudia el comportamiento delictivo y la reacción social frente a tal comportamiento”. Esto quiere decir que la profesión de un criminólogo va mucho más allá de lo que nos cuentan en las series criminales mencionadas antes.

La criminología es una ciencia empírica e interdisciplinaria, ya que recoge, analiza y estudia datos y teorías de otras disciplinas, como la sociología, la psicología, el derecho o la antropología, entre otras, adaptando y aplicando todos estos conocimientos al estudio del delito. De ahí que el campo de formación de estos profesionales sea tan amplio y variado, lo cual enriquece más a esta ciencia, y la hace, si cabe, todavía más interesante.

Ahora bien, ¿y qué es la criminalística? Es una ciencia que basa su estudio en la investigación de las pruebas del hecho delictivo, intentando descifrar cuestiones como el quién, el cómo o el cuándo. También se ayuda de cualquier otra disciplina que pueda aplicarse desde el ámbito forense, por ejemplo, la medicina, la biología, la química, la geología o la lingüística.

Después de aproximarnos a estos conceptos, es momento de explicar cuál es el objetivo de la criminología y qué es lo que la diferencia de la investigación de las pruebas del hecho delictivo. En primer lugar, el fin de un estudio criminológico es conocer el delito en cuestión, así como los actores que participan en éste y las interacciones que se producen entre ellos. Para esta meta se ayudan de técnicas y teorías criminológicas que suministran la información necesaria para entender el problema criminal, actuar sobre él con medidas de prevención e intervención positiva sobre el fenómeno. Por otro lado, los objetivos de la criminalística son muy diferentes.

Como ya hemos citado antes, el criminalista se encarga del suceso delictivo de manera más física a través de la investigación policial y se ampara en estas actuaciones: proteger y observar el lugar de los hechos, es decir, llevar a cabo la inspección ocular para comprender qué ha podido pasar; una vez fijado el lugar del crimen se da lugar al levantamiento de los indicios siempre custodiando la cadena de pruebas y, finalmente, el suministro de estas a los respectivos laboratorios criminalísticos para su posterior análisis.

Después de comparar a qué se dedica cada una de las ciencias, te vendrá a la mente la pregunta de si estás capacitado para estudiar alguna de ellas. Pues bien, te explicaremos un poco el perfil de un estudiante de criminología y criminalística. Si eres una persona a la que le interesa el ordenamiento jurídico, el conocimiento de leyes y su aplicación a través de otras disciplinas como la psicología o la sociología, te llama la atención el ámbito forense de cualquier estudio científico, quieres acercarte al fenómeno criminal y a todo lo que le rodea (delitos, víctimas, delincuentes, instituciones, medidas de prevención, entre otras), sin duda vas por el camino acertado.

Salidas laborales de la criminología y la criminalística

Pero ¿qué salidas laborales tienen? Es una cuestión importante que queremos destacar ya que la criminología es una ciencia relativamente nueva y en la actualidad su auge está aumentando, en las sociedades modernas no dejan de cometerse delitos. Por tanto, la necesidad de los criminólogos y criminalistas siempre está presente. Mientras que el criminalista está ligado a salidas profesionales dentro del ámbito policial y todo el proceso de investigación del hecho delictivo, el criminólogo posee distintas áreas en las que puede hacer carrera profesional:

Áreas a las que puede acceder un criminólogo

– Área policial

– Área penitenciaria

– Área privada

– Área judicial

– Área de educación y periodística.

Área policial: vinculada a la investigación policial, en esta esfera colabora con el proceso judicial de los hechos delictivos, realiza informes criminológicos, perfiles de delincuentes e incluso comparte labores que pertenecen a la índole de la investigación de las pruebas del hecho delictivo.

– Área penitenciaria: aquí se trabajará en centros penitenciarios y serás parte de la junta de tratamiento con otros profesionales como psicólogos, trabajadores sociales y juristas. Te encargarás de realizar informes técnicos y de seguimiento sobre los internos. También elaborarás programas de reinserción social y medidas de prevención asesorando al juez de vigilancia penitenciaria.

Área privada: entran en este ámbito las empresas de seguridad privada y detectives privados.

Área judicial: un campo muy interesante dentro de la criminología. Aquí entra en juego la función del criminólogo como perito forense. Cuando el proceso requiera un informe criminológico, éste es el profesional más capacitado para exponer la visión y los amplios conocimientos que posee sobre el fenómeno criminal.

Área de educación y periodística: muchos medios de comunicación tienen secciones que tratan de informar sobre sucesos delictivos. El criminólogo aquí también tiene lugar para analizar, explicar y aportar sus conocimientos. Por otro lado, tienes la posibilidad de enseñar a otras personas que estén interesadas en esta genuina ciencia. Si te gusta la enseñanza y el periodismo, este es tu campo dentro de la criminología.

Como puedes ver, la criminología y la criminalística no son lo mismo, pero son ciencias que se complementan, pueden empaparte de saberes de ramas científicas y teóricas tan distintas entre sí pero a la vez con matices comunes. Ambas trabajan para esclarecer hechos delictivos y entender el significado de lo que ocurre a nuestro alrededor.

Si antes de leer este post ya te picaba el gusanillo con estos temas, seguro que ahora tu curiosidad va a aumentar. No es para menos, porque estas apasionantes ciencias son un mundo por descubrir. Aquí te las hemos presentado, ahora te toca a ti. ¡Conócelas y adéntrate en ellas! La criminología y la criminalística te esperan.

 

Fuentes: Estudiar Criminología, Blog Psicología Jurídica-Forense y ESERP Business School

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe contenidos exclusivos sobre educación. Tendencias, curiosidades, trabajos, becas. 

¡Ya somos más de 200.000!

¡Se ha suscripto con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This