Ante una oferta de trabajo interesante y atractiva, solemos mandar nuestro curriculum vitae. Pero en la mayoría de ocasiones, olvidamos acompañar nuestra candidatura de una carta de presentación. Craso error, teniendo en cuenta que los expertos en Recursos Humanos insisten cada vez más en la importancia de este documento. Ya señalamos en un Post anterior que el reclutador suele emplear de media unos seis segundos en valorar nuestro CV. En un mercado laboral tan competitivo como el actual, necesitamos destacar entre los demás aspirantes si queremos hacernos con ese puesto. Y en apenas seis segundos, difícilmente podremos conseguirlo, lo que en cambio, sí puede hacerse gracias a la carta de presentación.


En la actualidad, la carta de presentación se constituye como el refuerzo y complemento imprescindible de todo currículum. El documento que nos permite destacar todo aquello que consideramos relevante y que puede pasar desapercibido para el reclutador. Además, podemos dirigirnos a éste de forma personal, expresar interés y resaltar nuestras cualidades personales. Así entendida, podemos afirmar que la carta de presentación cumple dos funciones básicas: de un lado, despertar el interés de su destinatario, de tal forma que lea el currículum con la atención que merece; y de otro, convencerle de que somos la persona idónea para desempeñar el puesto.

Pero para llamar la atención del reclutador y diferenciarnos de los demás candidatos, es preciso seguir una serie de recomendaciones básicas. No cualquier carta de presentación es válida. Hay que cuidar el estilo, el lenguaje utilizado y la redacción. Aquí te dejamos una serie de consejos para conseguir el objetivo final, que es concertar una entrevista personal:

Infórmate

Antes de lanzarte a escribir, es fundamental buscar información acerca de la empresa (tipo de actividad, sector, cultura corporativa…) y del puesto concreto al que aspiras para causar desde el inicio buena impresión. Se recomienda también averiguar el nombre y apellidos de la persona encargada de la selección para que puedas dirigirte a ella de forma personal y captar su atención desde el minuto uno.

Personalización

Cada carta de presentación ha de ser única para cada puesto y empresa. Nada de utilizar el mismo modelo para varias candidaturas. Si lo haces, serás demasiado genérico y se perderá el valor diferencial que estamos buscando.

Estructura

Toda carta de presentación debería seguir la siguiente estructura: saludo, introducción, cuerpo y cierre. Después de dirigirte al seleccionador de forma personal, aprovecha el siguiente párrafo para presentarte y explicar los motivos que te llevan a escribirla: por qué estás interesado en trabajar para esa compañía y sector. Si conoces a la empresa en detalle, utilízalo a tu favor. Tras la introducción, llega la parte más importante: el cuerpo. Muestra a la empresa qué tienes que ofrecer y por qué necesitan contratarte. Menciona también tu trayectoria profesional y los logros específicos; a ser posible, los que guarden relación con el puesto al que optas. No olvides destacar tus puntos fuertes: habilidades y competencias profesionales. Al final de la carta aparece el cierre. Despídete de forma neutral y respetuosa y aprovecha para proponer una entrevista. Termina con algún cumplido estándar pero cercano; y no olvides incluir tu firma y fecha.

Sé breve

La capacidad de síntesis es un aspecto muy valorado entre los seleccionadores. La carta de presentación ha de ser breve, de una cara como máximo. Se trata de mostrar nuestro lado más personal y subrayar nuestro interés por el puesto. No es un resumen del CV, así que no repitas lo que ya aparece en él. Más bien, aprovecha para resaltar lo que consideres más conveniente.

Cuida las formas

Utiliza un lenguaje claro y conciso, en un tono cordial y respetuoso. Emplea frases cortas y separa los párrafos. Pon especial cuidado en la redacción y sobre todo, no cometas faltas de ortografía. Dirígete de usted al destinatario. Sé positivo y optimista; menciona tus logros y aptitudes, pero sin parecer egocéntrico. No seas retórico, no supliques y no incluyas frases vacías de contenido. Se recomienda escribir la carta a ordenador (salvo mención expresa de que sea manuscrita) y con el mismo tipo de papel y letra que la empleada en el currículum. Si la envías por correo ordinario, adjunta el original (no fotocopias), no la grapes al CV y asegúrate de que el sobre y el papel son de buena calidad y están en perfecto estado.

Despierta interés

Ten en cuenta que el reclutador no dispone de mucho tiempo para leer tu carta, así que tendrás que llamar su atención desde el principio. Tu interés y motivación deben ser inequívocos. No hagas una simple enumeración de tu experiencia previa: menciona sólo los logros relacionados con el puesto al que aspiras (si existen datos que los corroboran, inclúyelos) y explica cómo éstos te van a permitir desenvolverte con soltura. Relaciona y encaja tus cualidades y puntos fuertes en el perfil profesional requerido. Infórmate sobre las necesidades de la empresa y hazles saber que tú eres el candidato idóneo para desempeñar ese cargo. Hay que dejar a un lado lo que queremos y enfocarse en lo que busca la compañía.

Invita al seleccionador a una entrevista

El objetivo último es concertar una entrevista de trabajo, así que pídela. Sé creativo y no uses el tópico “espero su llamada”. Menciona que en los próximos días llamarás para concertar una cita. No por ello parecerás atrevido, sino alguien resuelto y determinado. Muchos candidatos caen en el error de mostrarse excesivamente pasivos quedándose a la espera de una respuesta. Muéstrale al reclutador tu entera disposición a ese encuentro.

Si sigues estos consejos, tus posibilidades de ser contratado aumentarán. Recuerda que lo más importante es desprender profesionalidad, motivación y conocimiento sobre la empresa. La carta de presentación es tan importante como el currículum: es una oportunidad única para mostrar cómo somos y qué cualidades poseemos. Es nuestra forma de presentación ante la empresa y la que va a marcar una primera impresión. Redáctala con perspicacia, deja ver tu lado más personal y convence al reclutador de tu valía.

Acompañamos junto a estos consejos los Cursos online de mayor empleabilidad en la actualidad.

Fuentes: InfoJobs, Infoempleo, Modelo Curriculum, Don Empleo, Monster

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe contenidos exclusivos sobre educación. Tendencias, curiosidades, trabajos, becas. 

¡Ya somos más de 200.000!

¡Se ha suscripto con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This