La elección de una carrera no es una tarea fácil, ya que durante 4 años empezaremos a especializar nuestra formación en un área muy concreta, de la que posiblemente terminemos trabajando en el futuro.

Así pues, elegir nuestra titulación es un proceso que conlleva tiempo y paciencia. Algunos estudiantes tienen muy clara su vocación desde hace años, pero otros jóvenes necesitan equivocarse en su primera carrera para dar con su titulación ideal.

Sea como sea el camino a recorrer para llegar hasta nuestros estudios, se trata de una decisión difícil, que debemos meditar y abordar con conciencia. En el caso que te estés planteando si has acertado en la elección de tu carrera sin haber empezado aún las clases, te recomendamos paciencia, espérate a ver cómo se desarrolla el curso y luego mide estos cinco indicadores:

1. Sientes pasión

Si te levantas todos los días contento para ir a estudiar, sabrás que has elegido la carrera más acertada para ti. Una titulación debe inspirarte y apasionarte, de tal modo que veas que tu futuro profesional se iniciará gracias a tus estudios.

2. Tienes las habilidades

Cada titulación requiere de un determinado perfil profesional, es decir, tener una serie de habilidades específicas para poder desarrollarse eficientemente en un entorno de trabajo. Si para una titulación necesitas saber hablar en público, no tener miedo a la cámara, tener muy buena memoria o conocimientos de un programa y ya los tienes, vas por buen camino.

3. No necesitas inspiración

Si no tienes que obligarte a hacer los trabajos o ponerte a estudiar, si te sientes motivado para enfrentarte a los diferentes retos que se te presenten, es una señal de que estás en la carrera correcta. Asimismo, sentir que pones toda tu creatividad y esfuerzo en cada tarea académica que hagas te indicará que tu elección ha sido la acertada.

4. Disfrutas de tus clases

Si te encantan las clases que estás haciendo y no te aburres, es una buena señal. Con todo, tienes que tener en cuenta que los primeros años son un poco generalistas, con asignaturas y temarios que sentimos no se corresponden a nuestra titulación. En cambio, si las materias más centradas en tu carrera no te gustan, es que no has dado en el clavo.

5. Cumple tus expectativas

La desgana o la falta de motivación son indicadores muy negativos de que tu carrera no te gusta; especialmente en aquellas asignaturas específicas de tu titulación. En cambio, si sientes que tus expectativas se han cumplido y que estudias lo que realmente te imaginabas que estudiarías, no tienes de qué preocuparte, esa carrera está hecha para ti.

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe contenidos exclusivos sobre educación. Tendencias, curiosidades, trabajos, becas. 

¡Ya somos más de 200.000!

¡Se ha suscripto con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This