FP más demandadas y cómo acceder

fp
[Total:0    Promedio:0/5]

Por Formación Profesional (FP) se entienden “todos aquellos estudios y aprendizajes encaminados a la inserción, reinserción y actualización laboral, cuyo objetivo principal es aumentar y adecuar el conocimiento y habilidades de los actuales y futuros trabajadores a lo largo de toda su vida”.

En una sociedad globalizada, altamente competitiva, sometida a constantes cambios a nivel legislativo y demográfico y en la que la tecnología evoluciona a un ritmo vertiginoso, se hace imprescindible una formación dinámica, flexible, actual y de calidad; que permita una adaptación a la nueva realidad social y empresarial, desarrolle las competencias más demandadas por las empresas y capacite para desempeñar la actividad profesional con total eficacia.

La FP nace como consecuencia de las nuevas demandas sociales y del mercado laboral. Su organización por módulos y su contenido, tanto teórico como práctico, permiten una cualificación y adecuación a las exigencias del mercado de trabajo que los estudios universitarios no siempre consiguen. Existen tantos módulos como sectores profesionales. En concreto, la oferta formativa de FP en nuestro país está compuesta actualmente por más de 150 ciclos formativos dentro de 26 familias profesionales. Oferta que se va renovando continuamente para dar respuesta a los nuevos empleos y necesidades de cualificación de los diferentes sectores profesionales.

Atendiendo a todos estos factores, no es de extrañar que la FP se haya convertido en una las mejores vías para especializarse en un determinado campo, mejorar el desempeño profesional, ajustarse a la actual demanda de empleo y acceder de forma directa a un puesto de trabajo.

Dados los tres subsistemas de Formación Profesional previstos en la actualidad (inicial, ocupacional y continua), pueden satisfacerse objetivos tan diversos como la cualificación en una determinada profesión, la mejora en la actividad desempeñada, la actualización de conocimientos y fomento de las destrezas, la preparación para el acceso a otro empleo y la participación de forma activa en la vida social, económica y cultural.

Su vertiente práctica y cercanía con las empresas son algunas de sus múltiples ventajas. Tampoco puede olvidarse su breve duración (mucho menor que una carrera universitaria), la estrecha relación con el profesorado, la continua realización de prácticas y las menores tasas de matriculación.

¿Cuáles son los requisitos de acceso?

Este es uno de los puntos que mayor confusión genera. Para despejar cualquier tipo de duda, es importante que conozcas los diferentes ciclos formativos que se ofertan, ya que en función de éstos, se exigirán unos u otros requisitos de acceso:

Formación Profesional Básica: son enseñanzas de oferta obligatoria y gratuita. Tiene una duración de 2 años y está compuesta por 2.000 horas de formación teórico-prácticas, de las cuales 240 deberán desarrollarse en centros de trabajo. Al finalizar, se obtiene el Título Profesional Básico correspondiente; que tiene los mismos efectos laborales que el título de Graduado en ESO. Consulta en este enlace todos los requisitos de acceso.

Grado Medio: forman parte de la educación secundaria post-obligatoria y conducen al título de Técnico. Su objetivo es capacitar al estudiante, de manera práctica, para adquirir los conocimientos y destrezas necesarios para acceder al mercado de trabajo. En este enlace podrás consultar todos los requisitos de acceso.

Grado Superior: se integra dentro de la educación superior y a su finalización se obtiene el título de Técnico Superior correspondiente. Este ciclo formativo está dirigido al alumnado que busca cursar unos estudios superiores y prácticos; que le cualifiquen para incorporarse o desenvolverse en el mercado laboral. Consulta en este enlace todos los requisitos de acceso.

Todos los Títulos derivados de un Ciclo de FP tienen carácter oficial y la misma validez académica y profesional en todo el territorio nacional, con independencia de cuál haya sido la Comunidad Autónoma en la que se haya realizado. Por otro lado, no hay que olvidar que su dinamismo, contenido práctico y adecuación a la oferta laboral le han dotado de mayor reconocimiento a nivel europeo, lo que a su vez ha disparado la demanda de estas titulaciones.

La polémica LOMCE también ha introducido importante novedades en esta materia. Las modificaciones persiguen unos objetivos claros: modernizar la oferta, adaptarla a los requerimientos de los distintos sectores profesionales, favorecer la inserción laboral, aumentar la implicación de las empresas, reducir las tasas de desempleo juvenil y aproximarnos al modelo de los países de nuestro entorno. Se ha creado un nuevo título de FP Básica y se han flexibilizado las vías de acceso a determinados ciclos. Pero quizá la aportación más importante de esta Ley sea la creación del sistema de FP dual, gracias al cual se puede combinar la teoría en un centro especializado con la práctica en una empresa del sector.

Y no podíamos terminar este post sin antes mencionar cuáles son los títulos de FP con mayor salida laboral. Entre los ciclos formativos con mayor porcentaje de contratación se encuentran los relacionados con las ramas de Administración, Industrial, Informática y Sanidad. De ahí que representen el 47% de las matriculaciones de los ciclos de Grado Medio y casi el 40% de los de Grado Superior.

Las altas tasas de inserción laboral, el fomento de la empleabilidad, el aprendizaje constante, la adaptación a las nuevas demandas del mercado de trabajo, la capacitación para el desempeño profesional o la preparación para el ejercicio de otras profesiones; hacen de la Formación Profesional una alternativa mucho más que atractiva para garantizar el acceso a un empleo digno y de calidad.

Fuentes: Todo Formación ProfesionalMECD, Wikipedia y Oficina Empleo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *