Nuestro cuerpo necesita sales minerales para funcionar. Estas sales se encuentran en nuestro organismo de manera natural y las ingerimos cada día a través de la alimentación.

Las sales de Schüssler constituyen un método terapéutico, desarrollado por el doctor Wilhelm Heinrich Schüssler, basado en el uso de 12 de estas sales minerales utilizadas de manera homeopática, (poner link a nuestro post de homeopatía) con el fin de estimular o restaurar las funciones corporales y de corregir trastornos del organismo.

Tipología de Sales de Schüssler

 Sales de Schüssler

Existen una docena de sales minerales con diferentes efectos que pueden aplicarse en dosis de pastillas o en forma de pomada con diferentes potenciaciones disolutivas. Son las siguientes:

1 Calcium Fluoratum

Esta sal se encarga de dar elasticidad al tejido celular. Se utiliza para pieles con alteraciones, como heridas, cicatrices, arrugas, varices, etc.

2 Calcium Phosphoricum

Tiene incidencia en los huesos. Ayuda al crecimiento óseo, a la coagulación de la sangre y mejora el intercambio de nutrientes al permeabilizar la membrana celular.

3 Ferrum Phosphoricum

Si sufres alguna lesión o alguna inflamación, esta es tu sal. Mejora la absorción del oxígeno y del hierro, además de regular la circulación sanguínea.

4 Kalium Chloratum

Regula los niveles de sodio del organismo y es útil en el tratamiento de heridas, inflamaciones o mucosas. Es muy efectiva contra las flemas o la aparición de abundante mucosa.

5 Kalium Phosphoricum

Revitaliza el cuerpo y el cerebro de la actividad física y mental. Esto permite una mejora en el funcionamiento de los músculos, más rapidez en los procesos de cicatrización y una optimización de la transmisión de impulsos nerviosos.

6 Kalium Sulfuricum

Es indispensable si lo que buscas es de