Sabemos que la gestión del tiempo es uno de los aspectos más importantes en el estudio. Por esta razón, para optimizar tus recursos de tiempo, te contamos cuáles son las claves para alcanzar el éxito en el cumplimiento de tus tareas.

Irás aprendiendo a hacer un mejor uso de las horas a partir de tu propia experiencia, es decir, a partir de la toma de conciencia de cuáles son tus errores, aciertos, fortalezas y debilidades en el reto de la planificación de tareas. ¿Cómo fomentar la concentración con eficacia? En este post te lo contamos.

10 consejos para la gestión del tiempo de estudio

1. Utiliza una agenda para anotar tus tareas

Esta herramienta es sencilla, práctica y muy eficaz ya que al anotar cada tarea en el tiempo preciso liberas de tu mente la presión de recordarlo todo constantemente. Anota todas las tareas teniendo en cuenta no solo su cumplimiento, sino también, el tiempo objetivo que necesitas para llevar a cabo cada gestión.

Cada noche, echa un vistazo a la agenda del día siguiente para consultar todas las novedades y, de este modo, anticiparte mentalmente a cómo será tu día. La organización comienza con la planificación previa.

2. Mantén tu escritorio ordenado

Cuando estés estudiando es importante que solo tengas sobre el escritorio el material que necesitas para llevar a cabo tus tareas. Por ejemplo, cuaderno, libros, bolígrafos y rotuladores para subrayar.

Si utilizas herramientas tecnológicas en ese momento, deben tener una finalidad pedagógica. Pero no uses el móvil para estar al tanto de las llamadas o las novedades de WhatsApp ya que, en ese caso, el teléfono se convierte en una fuente de ruido e interrupciones constantes.

3. Acondiciona la zona de estudio

Las condiciones de la zona de estudio son muy importantes para ti ya que el orden externo influye en la disposición interior. Por ejemplo, es recomendable que estudies en una mesa situada en una habitación con una buena ventilación y un amplio ventanal de luz natural. Además, puedes combinar el estudio en casa con el tiempo en la biblioteca.

En ese caso, cuando acudas a la biblioteca, elige un lugar que esté situado lejos de la puerta de entrada, otro foco de distracción habitual ante las constantes novedades de gente que entra y sale del lugar.

Es recomendable que vayas puntual para poder elegir el sitio que más te gusta. Algunos lugares inspiran, por sí mismos, el poder de la concentración y el bienestar. Otros, por el contrario, fomentan la dispersión mental. Por tanto, busca lugares en los que te sientas realmente cómodo para estudiar.

4. Estudiar, ¿solo o en compañía?

Estudiar en equipo no siempre es una buena idea ya que, en muchos casos, se convierte en la excusa para perder el tiempo con un compañero. Si te decides por esta opción elige a un compañero formal y responsable. Pero, además, antes de estudiar con él, tienes que haber comprendido la materia por ti mismo. De este modo, la reunión común se convierte en un punto de encuentro para compartir dudas.

5. Haz un calendario de estudio

El calendario de estudio es una de las herramientas más visuales en la gestión del tiempo. Esta planificación temporal del tiempo de estudios, siempre en relación con el propio calendario lectivo, te permite no cometer el error de dejarlo todo para el último momento. Otro de los grandes errores de los estudiantes. De este modo, puedes llevar tus tareas al día.

Aplica este criterio importante: debes dedicar más tiempo a aquellas asignaturas que te resultan más difíciles, y menos tiempo a aquellas materias que te parecen más sencillas.

6. Establece objetivos diarios y semanales

Es decir, es muy importante que no tomes como referencia, únicamente, las evaluaciones en las que recibes las notas del trimestre, por ejemplo. Obtener buenas notas en ese momento es un objetivo personal importante, sin embargo, tus objetivos deben acotarse a un contexto más a corto plazo, dentro del marco semanal.

7. Aplica técnicas de estudio

Las técnicas de estudio son fundamentales para gestionar las horas. Si utilizas la técnica del subrayado, entonces, refuerza tu memoria visual al remarcar una frase de cada párrafo del texto en un color llamativo. Para que el subrayado sea realmente eficaz tienes que seleccionar muy bien qué apartados son los más destacados.

Además, el subrayado es la fase previa a la realización de un esquema que es como un árbol que a modo de síntesis contiene los datos más relevantes de ese tema. También puedes reforzar tu memoria auditiva al repasar la lección en voz alta.

Es decir, una vez que crees que ya conoces parte del contenido, empieza a expresar en voz alta, como si estuvieses contando ese tema a otra persona, todas las novedades. De este modo, al escucharte a ti mismo, vas interiorizando cada concepto.

8. Identifica cuáles son tus ladrones de tiempo

Los ladrones de tiempo son todos aquellos factores que te hacen perder las horas. Tú te conoces mejor que nadie, reflexiona a partir de tu propia experiencia y concreta tu realidad. ¿Cuáles son los principales ladrones de energía que afrontan los estudiantes? Nosotros te lo contamos.

La postergación es uno de los errores más frecuentes, es decir, la tendencia de dejarlo todo para mañana. En este caso, deja de poner excusas, márcate hábitos fijos ya que este es el mejor modo de interiorizar el poder de la disciplina.  La costumbre de la postergación se produce especialmente con aquellas tareas que menos te gustan.

Comienza siempre a estudiar aquella asignatura que te resulte más difícil. De este modo, tienes la motivación de saber que, a modo de premio, luego continuarás con una materia que disfrutas más.

Las interrupciones de tiempo también son posibles durante el tiempo de estudio, por ejemplo, las visitas en casa. Si sabes que en tu casa habrá visitas durante un día determinado, entonces, es recomendable que vayas a la biblioteca porque allí habrá silencio.

9. El descanso es fundamental en la gestión de los minutos

Si no desconectas del tiempo de estudio, entonces, el agotamiento físico y psicológico es inevitable en algún momento. En tu agenda no debe faltar espacio para disfrutar de la amistad o practicar deporte. Piensa que cuando tu mente desconecta de los estudios, luego retomas las tareas con mayor motivación. De hecho, también puedes aplicar la fórmula de hacer descansos de cinco minutos en cada hora de estudio.

10. Intenta acudir siempre a clase

Para llevar tus tareas al día no solo debes tener un calendario de estudio y cumplir con él, también es fundamental que vayas a clase todos los días, tomes apuntes y realices las preguntas oportunas al profesor cuando tengas dudas sobre un aspecto determinado. Por tanto, la gestión temporal comienza en clase. Estudiar a partir de tus propios apuntes te resulta más sencillo que hacerlo a partir de las anotaciones de un compañero.

Principales errores en la planificación de las tareas

Uno de los principales errores en la gestión del tiempo es querer abarcar mucho en poco tiempo. Tu mente no es una máquina, por tanto, ten una visión realista en el estudio. A continuación, te contamos algunos ejemplos habituales y reales con los que puedes sentirte muy identificado.

Aquella persona que estudia con la televisión encendida. Si este es tu caso, ten presente que es imposible que te concentres.

O también, aquel alumno que acude a la biblioteca en compañía de un amigo, se sientan juntos y están toda la tarde hablando. Sin duda, es inevitable que este plan te resulte apetecible, sin embargo, ten presente que te aleja de tus objetivos. O aquel alumno que se queda estudiando durante toda la noche porque no ha aprovechado el día y esta rutina altera sus hábitos de descanso. Intenta integrar tus hábitos de estudio siguiendo el horario natural del día y de la noche.

¿Por qué es tan importante la gestión del tiempo? Porque el tiempo no es infinito, por tanto, tienes que optimizarlo para lograr tus resultados. Pero, además, este aprendizaje de gestión también resulta enriquecedor como aventura que comienza en la etapa académica y continúa en la vida profesional.

Imagina el caso de aquella persona que cae en la autoconfianza de creer que ya sabe muy bien el contenido del temario, sin embargo, este exceso de autoconfianza es una trampa que pronto se traduce en un examen suspenso. Ten humildad en el estudio.

Otro caso habitual es el de aquel alumno que está estudiando una materia y consulta constantemente la hora del reloj en el teléfono móvil. Pero, de paso, consulta las novedades de sus redes sociales. Si esto te ocurre a ti de forma habitual, entonces, es mejor que utilices un reloj de pulsera para tener un control del tiempo.

La gestión del tiempo de estudio es un arte. Por tanto, aplica estos consejos a tu propia historia para perfeccionar los resultados académicos gracias a un mejor uso de los medios que tienes a tu alcance.

 

Fuentes: Educación Uncomo, Educaweb, Residencia Universitaria la Buhaira y Escuela 20

 

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe contenidos exclusivos sobre educación. Tendencias, curiosidades, trabajos, becas. 

¡Ya somos más de 200.000!

¡Se ha suscripto con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This