Claves para hacer una buena presentación oral

jueves, 19 de mayo de 2016

Hoy os traemos otro post de nuestros amigos del blog de empleo y formación Buscarempleo. En este caso nos hablan de un tema tan importante como es la presentación oral, que tanto durante nuestros estudios como en nuestra etapa profesional puede ser un factor clave para una buena trayectoria. Os dejamos con él.


Los estudiantes universitarios deben lidiar habitualmente con las presentaciones orales de sus trabajos, bien sea en solitario o en un grupo. Durante la etapa académica, las presentaciones orales sirven para mostrar ideas, explicar propuestas o anunciar resultados de una investigación a una audiencia; pero también constituyen un momento para practicar y adquirir soltura en las exposiciones con público.

Una de las habilidades más demandadas en el mercado laboral es precisamente la de poder hablar en público y exponer correctamente ideas, propuestas o resultados. Aquellos trabajadores capaces de superar con éxito una presentación frente una audiencia concurrida o importante son siempre bien valorados por las empresas, ya que la comunicación interna y externa está ganando cada vez más peso.

Sin embargo, una amplia mayoría de estudiantes y profesionales confiesa ponerse nerviosa frente a una situación de estas características. Para evitar pasar un mal rato y aprender a comunicar de forma eficiente durante una presentación oral te proponemos unos consejos para aprender a tomar las riendas de la situación. Además, hay formaciones específicas para hablar en público que pueden ayudarte mucho.

Haz un buen trabajo de preparación

La preparación previa de una exposición es el equivalente a los cimientos de un edificio; aunque nos sintamos muy capacitados para hacer una presentación ante una audiencia siempre será necesario un mínimo de preparación. Algunas de las fórmulas más habituales para organizar las ideas que debemos exponer es elaborar esquemas con los que apoyarte durante la presentación, grabarte para practicar o ensayar frente a un espejo para analizar.

En esta primera fase, debes planificar con todo detalle los puntos que quieres abordar durante tu discurso oral y asegurarte que todo el mensaje tiene coherencia. Además de todas estas tareas básicas de preparación, es importante que adaptes el discurso en función del tipo de audiencia al que te dirigirás ya que, en función de tu público, podrás emplear vocabulario técnico, deberás explicar algunas cuestiones u otras o enfocar la información con una perspectiva u otra.

Busca un buen gancho con el que empezar y terminar

Los oyentes retienen con más fuerza los principios y los finales de las exposiciones orales, bien traten de cuestiones académicas o laborales. Sabiendo esto y con el objetivo de conseguir captar la atención de la audiencia, es importante que prepares con especial cuidado la introducción y la conclusión de tu exposición oral.

Puedes empezar planteando una pregunta a la audiencia, que resolverás en la parte final de tu exposición para así lograr retener la atención de las personas ante las que harás la exposición. Busca una fórmula que te permita empezar de una forma atrayente y atractiva, despertar la curiosidad o la atención de tu público. Y recuerda que siempre debes concluir aportando toda la información que has prometido en tu exposición.

Cuida tu lenguaje corporal

¿Sabías que el 93% de la información la expresamos mediante gestos, la postura o la voz? Así pues, una gran parte del mensaje que transmites a una audiencia depende del lenguaje corporal y no verbal que utilices. Aunque no es posible controlar completamente lo que nuestro cuerpo transmite, sí podemos enfatizar o enmascarar parte de este lenguaje.

Para causar una buena impresión al público y reafirmar tus palabras es necesario tener una postura correcta, con la espalda erguida, la cabeza levantada y con una sonrisa de tanto en tanto. Además, cuida tus movimientos, tratando que tus pasos sean firmes y evitando el movimiento compulsivo de las manos. Uno de los trucos para enmascarar el nerviosismo que transmiten las manos es agarrar algún objeto de una forma discreta, como un bolígrafo.

Dirige tu mirada a un punto fijo

Uno de los miedos más habituales es dirigirse a una audiencia grande, pero esta incomodidad puede enfatizarse si dirigimos la mirada a una persona concreta del público. Nunca cometas este error, ya que es posible que te sientas más cohibido que antes o que captes reacciones negativas del oyente (bostezos, falta de atención, desagrado) que influyan en tu nivel de confianza y puedan incrementar tu miedo escénico.

Para evitar que eso suceda un truco es fijar dos o tres puntos concretos de la sala y dirigir tu discurso siempre hacia esa posición; nunca deben ser personas, sino elementos arquitectónicos o puntos como la pared del final de la sala. Darás la impresión de estar mirando a los asistentes pero conseguirás mantener la concentración ante gestos inoportunos, malas caras o gestos que podrían afectar a tu nivel de confianza.

Un error no es el fin del mundo

Un mal discurso no se da por trabarse en una palabra o equivocarse en algún momento. Por muy bien que sepamos hacer presentaciones en público o llevemos trabajado nuestro discurso, siempre se mantiene cierta presión que puede acarrear alguna equivocación. Sin embargo, equivocarse no constituye un fiasco de presentación. Si cometes un error debes tratar de tranquilizarte y luego arreglarlo. El principal consejo ante estas situaciones es parar, respirar hondo, sonreír, hacer una corrección si es necesario y continuar con lo que estabas diciendo.

Juega con las pausas para enfatizar tu discurso

Una de las claves para no equivocarse durante un discurso oral ante una audiencia es introducir pausas estratégicas. Estos segundos de silencio te permitirán repasar rápidamente el punto siguiente y evaluar la reacción que está teniendo la audiencia ante tu mensaje. Asimismo, colocar las pausas puede ayudarte a enfatizar el discurso y a recuperar la atención de la audiencia para ofrecer un dato importante. Juega con los silencios para construir un discurso con ritmo.

Arquitectura, Diseño y Animación en 3D

lunes, 16 de mayo de 2016

Aunque pueda parecer que la arquitectura y el diseño no guardan ningún tipo de relación con la industria de la animación, lo cierto es que comparten determinados softwares o programas informáticos que han revolucionado a todo el sector. La introducción de aplicaciones informáticas en la metodología de trabajo ha dado lugar a una mejora exponencial en los resultados, rozando incluso la excelencia en muchos de los casos. Los efectos que incorporan –impensables hasta hace muy pocos años-, el color, el volumen o la luminosidad han multiplicado las posibilidades de creación, lo que explica la buena acogida que han experimentado en cada una de estas tres áreas. 


Más que una buena acogida, puede incluso afirmarse que, en nuestros días, es fundamental diseñar el proyecto con la asistencia de alguno de estos softwares. Y es que más que incorporar la tercera dimensión y dotar al proyecto de un mayor realismo y dinamismo, permiten explotar al máximo la creatividad e imaginación de su autor. Crear y modelar objetos, centrar la luz en un punto, sombrear, dar volumen a un plano, conseguir que un personaje animado cobre vida… son algunas de las múltiples posibilidades que ofrecen. Pero quizá, la ventaja más importante sea la del control milimétrico del proyecto, permitiendo cuidar cada detalle. El resultado final será un trabajo de muy elevada calidad que no dejará indiferente al cliente.

Pero para alcanzar dicho nivel, se requiere un dominio perfecto de estos programas. Es importante conocer qué nos ofrece cada uno de ellos, cuáles son sus principales características y utilidades, en qué áreas están especializados y cuál es su mejor combinación para optimizar el resultado final.

Sin duda, AutoCAD es la herramienta líder en el campo del diseño y la arquitectura. Gracias a su gran versatilidad se pueden realizar todo tipo de dibujos en dos y tres dimensiones. Sus elevados estándares de calidad le han llevado a convertirse en el software estrella del diseño y modelado de estructuras, planos y maquetas. Trazar nuevas líneas de distinto color y grosor, así como la posibilidad de presentar el proyecto en formato tridimensional, son algunas de las funciones que no han querido dejar de aprovechar ingenieros y arquitectos.

Pero no es el único programa. Revit, especializado en diseño arquitectónico y más concretamente, en BIM (Building Information Modeling) es otra de las grandes alternativas para este sector; en la medida en que permite diseñar un edificio de principio a fin, esto es, desde su boceto inicial hasta su edificación final.

Si nos trasladamos al sector de la animación, las aplicaciones más utilizadas son Autodesk Maya y 3D Studio Max. Ambos son programas de modelado 3D, animación, renderizado y software de simulación. Destacan en el desarrollo de videojuegos y películas de animación. Maya es uno de los más completos del mercado ya que simula todo tipo de materiales (líquido, tela, piel, pelo y músculo), colores y efectos especiales. Reúne todo lo que se requiere para hacer una película al más estilo Hollywood. 3D Studio Max es otra de las grandes herramientas de este ámbito. Es especialmente útil en el campo de la arquitectura y comparte muchas de las características de Maya, con la ventaja de que es más sencillo de utilizar.

Pero Blender tampoco se queda atrás. Conceptuado como un programa de modelado en 3D, permite crear animaciones tridimensionales tanto estáticas como dinámicas y editar videos de alta calidad. No podemos completar este elenco sin antes mencionar a V-ray, programa que otorga una iluminación tremendamente realista al proyecto.

Si quieres profundizar en cada uno de estos softwares y aprender a manejarlos, no puedes perderte nuestra exclusiva selección de cursos online en esta materia. Conocerás todas sus características y utilidades para que puedas sacarles el mayor rendimiento y no pasar por alto ninguno de sus efectos.

No olvides que más que poder presentar tu proyecto en tres dimensiones, saber diseñar con alguno de estos programas es una gran ventaja para cualquier diseñador y un punto muy a favor en tu currículum, que te permitirá destacar entre la gran cantidad de profesionales dedicados a este sector.


Neuroriqueza: cómo ganar dinero cambiando de mentalidad

jueves, 12 de mayo de 2016

Facturas, hipoteca, alquiler, compras… Seguro que en más de una ocasión has experimentado la angustiosa sensación de no disponer de los recursos suficientes para hacer frente a todos los gastos. Hay que estirar el presupuesto, no llegamos a fin de mes, no puedo permitirme este capricho, vivimos únicamente para trabajar… Son expresiones que solemos pronunciar y que sin darnos cuenta, condicionan nuestra situación financiera actual. ¿Quieres que el dinero deje de ser una preocupación? Te desvelamos el secreto para conseguirlo.


La inmensa mayoría de la población no está preparada para generar y conservar grandes sumas de dinero, ni para hacer frente a los retos y al éxito ligados a la abundancia económica ¿Por qué? Porque hemos sido educados con una mentalidad restrictiva y limitada en cuanto a la riqueza. Tenemos que trabajar para poder vivir, pedir prestado, ahorrar para la jubilación… La concepción del dinero que adquirimos desde pequeños condiciona nuestro modo de pensar y actuar. Los expertos en esta materia consideran que estos cimientos constituyen ya el primer obstáculo para ser rico.

Y es que esa concepción sobre el dinero nos acompañará toda la vida y guiará nuestras acciones, a menos que modifiquemos las estructuras mentales. Nuestra vida es un claro reflejo de lo que pensamos, aunque no siempre seamos conscientes de ello. Si consideramos al dinero como algo malo o negativo, nuestro subconsciente hará todo lo posible por deshacerse de él. Nunca llegaremos a tener una gran fortuna, y si la tenemos, la malgastaremos o perderemos con total facilidad. Incluso aunque nos tocase la lotería, siempre volveríamos a nuestra situación financiera inicial. 

Esto lleva a la conclusión de que una mentalidad limitada acerca de la riqueza desemboca en recursos limitados. Si pensamos de forma pobre, viviremos una vida pobre. Si tenemos pensamientos prósperos, atraeremos el dinero. El secreto está entonces en cambiar la mentalidad. Es aquí cuando entra en juego la neuroriqueza, entendida como el conjunto de procesos neuronales relacionados con la riqueza, ya sea para generarla o administrarla. Trata de mostrarnos la influencia que ejerce el subconsciente en nuestra economía

La neuroriqueza ahonda en nuestras profundidades para revelarnos cuál es la verdadera postura que mantenemos hacia al dinero. El objetivo es tomar conciencia de esta situación y entender que esa concepción es la verdadera causa de nuestra mala economía. Una vez que somos conscientes de que nuestro pensamiento bloquea la entrada de recursos, la neuroriqueza nos brinda ciertas pautas y tácticas para cambiar esos patrones y reprogramarlos. Se trata de eliminar los valores asociados al dinero para comprender que éste es sólo dinero y que en sí mismo no tiene asociada ninguna connotación, ni positiva ni negativa; sólo la que cada persona le otorgue. Y en este proceso juega un papel fundamental la Programación Neurolingüística o PNL, sin la cual sería imposible concebir a la neuroriqueza. El lenguaje es un elemento esencial en ese proceso de cambio.

Si la motivación para obtener riqueza procede del miedo, la rabia o la necesidad, el dinero nunca nos reportará felicidad. Hay que desprenderse de esas experiencias negativas para crear un futuro rico y próspero. Porque para cambiar los frutos, primero hay que cambiar la raíz.

Si quieres conocer las técnicas que existen para ello, no puedes perderte el Curso online de Neuroriqueza, PNL y Desarrollo Profesional. Conocerás cómo piensan las mentes ricas, qué creencias sobre el dinero te limitan y qué hábitos promueven la prosperidad. Para ello adquirirás formación en materia de economía, finanzas y programación neurolingüística para que puedas analizar tu situación financiera y entender cómo puedes generar más ingresos, conservarlos e incluso invertirlos.

Planificar el tiempo y marcar objetivos serán otros de los aspectos esenciales para poder conseguir una mente abundante y próspera. A través de sencillos ejemplos y casos prácticos aprenderás a atraer el dinero.

Cambia tu forma de pensar hacia una mentalidad más rica y comprueba cómo todas tus acciones se encaminan a la obtención de riqueza. Porque tus ingresos pueden crecer hasta donde tú crezcas. Los límites los pones tú.


Astrología: Aprende a conocer lo que los astros dicen de ti

martes, 10 de mayo de 2016

A los seres humanos siempre les ha gustado observar el cielo estrellado. Las antiguas civilizaciones creían en la importancia del universo, del Sol, de la Luna y de otros astros. Muchas culturas acudían a estos elementos celestiales para poder predecir los acontecimientos y conocer el sino de las personas. De ahí que surgiera la astrología. Sus orígenes se remontan a la creación de los primeros sistemas de calendarios, que predecían el inicio y final de las estaciones e interpretaban los ciclos celestiales como mensajes divinos.


En la antigüedad, los mayas, los chinos y los indios tenían la creencia de que los acontecimientos terrestres se podían predecir con una profunda observación del cielo. Miles de años después, en Occidente aún se sigue creyendo en la astrología. El uso más común es el horóscopo, que intenta adivinar, no sólo el destino de los acontecimientos o las personas, sino también los rasgos característicos de su personalidad basándose en la posición del Sol, la Luna y otros astros en el momento y lugar preciso de su nacimiento.

El origen de la astrología estuvo asociado a la astronomía y era aceptada en contextos políticos y académicos. No fue hasta el siglo XVII que, con los nuevos descubrimientos en el campo de la física y la astronomía, se empezaron a poner en duda las creencias de la astrología. Y, con el paso de los años, la fe en ella fue decayendo. No obstante, la sociedad de nuevo vuelve a las antiguas creencias que intentan dar explicación a cosas que la ciencia todavía no puede esclarecer.

Hoy en día, la gente sigue leyendo su horóscopo para saber cómo le irá en el trabajo, en la salud, en la suerte o en el amor. En ocasiones, las personas se rigen por lo que dicta su carta astral para emprender un viaje, un negocio o alguna decisión médica. Todo esto lo puede predecir un profesional de la astrología con una buena lectura de la carta astral de cada individuo, tanto de nacimiento como de determinados momentos de su vida.

La carta astral es la representación circular mediante la cual se pueden entender las energías y ritmos del universo y saber qué influencia pueden ejercer en cada persona. Este gráfico muestra el cielo del lugar y la hora en la que nació el individuo concreto. El día en el que nacemos, los planetas están alineados en una determinada posición, con una relación entre ellos que recibe el nombre de “aspecto” y en un preciso sector denominado “casa”. Existen doce casas y cada una tiene un número, pero nada tienen que ver con los signos zodiacales. 

Los signos del Zodiaco también aparecen en la carta astral. Cada 30 grados de la gráfica corresponde a un signo diferente. En total también suman doce, y cada uno representa un arquetipo psicológico. Son Aries (individualismo), Tauro (posesión), Géminis (comunicación), Cáncer (conversación), Leo (poder), Virgo (trabajo), Libra (búsqueda del equilibrio), Escorpio (transmutación), Sagitario (principios), Capricornio (social), Acuario (mundo nuevo) y Piscis (anulación del yo). 

La astrología no sólo se centra en la personalidad, sino que también engloba todo lo que sucede en nuestra vida: experiencias, cualidades, carácter, defectos, virtudes y talentos, entre otros. De esta manera, mediante la carta astral, tienes la posibilidad de comprender algunas características de tu personalidad, variaciones en tu carácter y los altibajos por los que puedes pasar. También, sabrás cuáles son tus puntos fuertes para poder explotarlos al máximo y cuáles son tus mayores debilidades a las que te cuesta hacer frente. 

Si te apasiona este tipo de estudios, no puedes perderte el Curso online de Astrología Científica que Aprendum pone a tu disposición de la mano de la prestigiosa escuela Cea Nature. Estructurado según las orientaciones de profesionales con más de 30 años de experiencia, adquirirás una completa formación en esta disciplina que te permitirá conocerte mejor a ti mismo y a los demás, aprendiendo a hacer un análisis de la carta astral y a conocer la personalidad de las personas, su destino y su carácter según su carta astrológica, tanto de nacimiento como de cada momento.



¿Sin experiencia? Así puedes redactar tu currículum

viernes, 6 de mayo de 2016

Hoy nuestros amigos del blog Buscarempleo.es nos traen un nuevo post relacionado con la formación, en este caso sobre la redacción de nuestro currículum.


A la hora de elegir entre candidatos, cuando los responsables de recursos humanos se enfrentan a una pila de currículums, se fijan en la experiencia. Se supone que si tiene experiencia dominará todo lo relacionado con el puesto de trabajo, y eso da cierta tranquilidad a la hora de contratar a alguien; pero todos empezamos en algún momento y puede que a la hora de redactar el currículum tengas cero experiencia. En ese caso, sigue leyendo y no te pierdas estos consejos para redactar tu currículum.

La formación

Si no tienes experiencia, la formación es tu mejor aliado. No siempre le damos la importancia que se merece, pero en este caso es un elemento vital para que tu currículum llame la atención de los reclutadores. Nunca pueden faltar tus estudios, el año de inicio y de final y, si lograste algún premio, no olvides mencionarlo. Puede ser la clave para que el encargado de leer el curriculum se quede con tu nombre y te llame para una entrevista o pases a la siguiente fase del proceso. 

Otro aspecto muy importante, más en este caso, es la formación complementaria. Recuerda aquello de adaptar el currículum para cada oferta de empleo a la que te presentes, así que en primer lugar deberían aparecer todos los cursos o seminarios relacionados con el puesto de trabajo al que optas. Incluye todas las actividades que consideres importantes, te hayan aportado experiencia o te hayan permitido ganar aptitudes; en especial si puedes aprovecharlas en el empleo que quieres. 

Voluntariado

No es experiencia laboral en sí, pero casi. Tampoco es formación, aunque algunos lo incluyan en ese apartado; es una experiencia de vida que podemos aprovechar también a la hora de optar a un empleo, tengamos o no experiencia laboral. El voluntariado llama mucho la atención y es una forma de reforzar nuestro currículum, ya que además de permitirnos viajar y conocer nuevos sitios o culturas diferentes nos ayuda a destacar nuestras cualidades humanas y solidarias.

Otros aspectos positivos que podemos sacar trasladando nuestro voluntariado al currículum son la capacidad de trabajar en equipo y, si lo hemos hecho en el extranjero, demostrar que somos capaces de manejarnos en otro idioma o, como mínimo, lo conocemos y podemos defendernos. No hace falta haberse ido a la otra punta del mundo, el voluntariado realizado en asociaciones de tu ciudad, en tu instituto o universidad, trabajando con ancianos o con animales también deberían aparecer en él.

Competencias y habilidades

El voluntariado nos sirve para demostrar nuestras competencias y habilidades, pero hay más formas de reflejarlas en nuestro currículum. No escondas que pasaste un verano trabajando en la piscina de tu pueblo o como camarero, son detalles que siempre llaman la atención de los reclutadores. Incluye cualquier curso que hayas hecho, estudios en el extranjero, formación complementaria... todo suma. No serás el candidato con más experiencia, pero quizá sí el que más llame la atención gracias a esos pequeños detalles.

La carta de presentación

Recuerda que el currículum debe ser breve y conciso, sin ocupar más de una página, así que para reforzar tu candidatura puedes utilizar la carta de presentación o de motivación para presentarte de forma más extensa ante el reclutador. Las razones por las que quieres conseguir el puesto son el punto de partida, así que intenta relacionar tus estudios y tus habilidades con el puesto de trabajo al que te presentas. No olvides explicar qué puedes aportar a la empresa y por qué deberían contratarte.

Otra forma original de presentarte es a través de un videocurrículum. Te puedes explayar más que en un currículum convencional, y los reclutadores se harán una primera idea de cómo eres, de tus dotes comunicativas, etc. Trata de ser lo más natural posible, y como en el caso del currículum, adapta el vídeo a cada oferta de empleo. No dudes en incluir un link a tu videocurrículum en el currículum convencional o en la carta de presentación. Si tienes un blog relacionado con tu campo profesional, menciónalo.

Intereses y aficiones

Existe un amplio debate sobre en el que no vamos a entrar acerca de si se deben incluir estos temas en el currículum o no, pero si no tienes experiencia, hay aficiones que pueden revelar los logros, capacidades, la cultura o la personalidad de un trabajador. Eso sí, procura que sean actividades relacionadas con el empleo por el que peleas, y evita incluir aficiones como los deportes de riesgo que pueden llevar a más de una empresa a rechazar a un candidato.

No mentir

Al hilo de lo que decíamos en el punto anterior, omitir una información como que nos gusta saltar en paracaídas o hacer puenting no es mentir, algo que no debes hacer en el currículum bajo ningún concepto. La mentira no tardará en descubrirse, en especial si está relacionada con algo que se pueda demostrar fácilmente (experiencia, estudios, habilidades informáticas, idiomas...) y nos puede cerrar puertas en un futuro.