¿Conflictos familiares?

jueves, 28 de julio de 2016

No todos los “sí, quiero” duran para siempre. Y no hay más que ver los datos que arrojan las estadísticas. El número de separaciones y divorcios que se han registrado en nuestro país en los últimos años no ha dejado de incrementarse. En concreto, la tasa de divorcios ha experimentado un crecimiento de casi un 500% en las últimas dos décadas. Tendencia en alza que ha sufrido incluso un repunte tras la crisis económica, en contraposición a lo que sucede en los países de nuestro entorno, que consiguen cada año mantener estable e incluso reducir este porcentaje. España ocupa ya el cuarto puesto en el ranking de los países europeos con más divorcios, superado sólo por Alemania, Reino Unido y Francia.


Los datos son cuanto menos, sorprendentes: en España se producen 130.000 divorcios al año, lo que significa que cada día, 360 personas pasan a ser divorciadas. A pesar de estas escalofriantes cifras, en los últimos tiempos los Jueces han denotado una mayor intencionalidad por parte de los cónyuges de llegar a un acuerdo y poner fin, de la manera menos dolorosa posible, a una vida en común; primando por encima de todo el bienestar de los hijos. Y es que éste es un proceso largo y complejo que puede suavizarse si la pareja colabora y pone todo de su empeño en minimizar los efectos.

Una vez tomada la decisión de poner fin a la relación, los cónyuges suelen acudir a los Tribunales para que sean los Jueces los que marquen las pautas y condiciones en las que se va a disolver el matrimonio, sin tener en cuenta que el proceso es costoso, que conlleva un importante desgaste físico y emocional y en el que las partes acatan la decisión sin tomar partido en ella.

Pero tienen a su alcance una alternativa mucho más ventajosa y sencilla cuyo objetivo es alcanzar un acuerdo equitativo que satisfaga los intereses de las partes implicadas. Estamos haciendo referencia a la Medición Familiar: método extrajudicial de resolución de conflictos basado en los principios de voluntariedad, transparencia y respeto mutuo; poco extendido en España y al que sólo acuden a él de forma voluntaria el 1% de la población, a pesar de la eficacia en sus resultados. Según los últimos informes, el 80% de las parejas que acuden a él logra llegar a un acuerdo. Los expertos insisten en que es una fórmula mucho más barata y rápida que presentar una demanda ante los Tribunales, e igual de eficaz.

¿Pero en qué consiste este método? ¿En qué casos se puede recurrir a él? ¿Cuáles son sus características y beneficios? Como ya hemos adelantado, se trata de un método extrajudicial de resolución de conflictos en el que un tercero imparcial -el mediador- actúa y media entre las partes para que alcancen la mejor solución a su problema. El mediador, desde un punto de vista neutral, escucha a las partes para tomar conciencia de los puntos conflictivos e intereses contrapuestos para después acercar posturas y facilitar la negociación.

En este sentido, la labor del mediador es esencial para reorganizar la situación, identificar los puntos en común y llegar a un acuerdo que satisfaga a ambos. Ayuda en la gestión del conflicto, otorgando voz a las partes, facilitando el diálogo y el reconocimiento del otro y concediéndoles la responsabilidad de ser ellos mismos los que den con la solución del problema, en beneficio mutuo y en total libertad y confianza.

La Mediación Familiar es aplicable a cualquier controversia que surja en el seno familiar, desde un divorcio, separación o nulidad matrimonial hasta problemas de comunicación entre sus miembros, discrepancias intergeneracionales, disputas económicas o falta de entendimiento con los adolescentes. Si bien en todos ellos el acuerdo no es jurídicamente vinculante, sí que compromete a las partes a cumplir los términos establecidos.

Quizá la ventaja más señalada de la Mediación Familiar sea la de velar por el interés del menor, y es que prioriza el beneficio de los niños por encima del de los adultos. El acuerdo alcanzado tiene que garantizar en todo caso su bienestar. Se reduce así el riesgo de que los padres utilicen a los hijos, teniendo en cuenta que incluso pueden decidir sobre su futuro. La creación de una atmósfera de cooperación ya beneficia de por sí a los más pequeños.

Pero existen otras muchas más ventajas por las que acudir a este proceso, entre las que se encuentran el ahorro de tiempo y costes y un menor desgaste emocional, sin olvidar que en la base de todo acuerdo se encuentra siempre el menor. Cabe destacar también el ambiente íntimo y privado en el que se gestiona la controversia, un clima sin tensiones apto para la comunicación y negociación, la libertad de las partes, la mejora en su relación y un compromiso firme de cumplir con lo pactado, puesto que son ellas mismas quienes libre y voluntariamente se han comprometido a hacerlo.

Y otra de sus principales ventajas es que el poder lo tiene la propia pareja: ésta es la que controla el proceso y toma la decisión, y no un Juez ajeno a sus circunstancias personales y forma de vida. De esta manera, el acuerdo alcanzado se adaptará a las necesidades particulares de cada familia.

Si quieres conocer más acerca de este método de resolución de conflictos o capacitarte como mediador, no puedes perderte nuestro Máster online en Mediación Familiar. Gracias a él conocerás las específicas competencias y aptitudes que debe poseer un mediador familiar así como las funciones propias de este cargo. Te mostrarán los distintos tipos de conflicto que pueden darse, los factores que los propician y los métodos de resolución más eficaces para alcanzar un acuerdo duradero en el tiempo y que satisfaga a todos.

Si estás atravesando alguna de estas delicadas situaciones o tienes un problema familiar que no sabes cómo resolver, la mediación es la mejor opción. Aunque sólo sea por los más pequeños de la casa. No hay que olvidar que un proceso de separación o divorcio no tiene por qué ser traumático para ellos, aunque sí la forma en que se gestiona. Ya es hora de crear un clima sin tensiones ni reproches que permita el diálogo y el consenso. Porque no hay nada más valioso que la paz y la armonía del hogar.




Certifica tu nivel de inglés

lunes, 25 de julio de 2016


Hablar inglés se ha convertido casi en una necesidad en nuestros días. Si bien no es el idioma que más hablantes nativos aglutina, es el más elegido a nivel mundial como segunda lengua. Es el idioma internacional por excelencia y puede afirmarse que está presente en cualquier rincón del planeta. Considerado como el principal vehículo de comunicación entre culturas muy distintas, en la última década se ha convertido también en el idioma más empleado dentro del entorno empresarial. La globalización y la internacionalización de la economía no han hecho más que incrementar su peso en el panorama internacional.


                            

Sin olvidar su presencia en Internet: el 80% de la información que circula por la red se encuentra en inglés y el 80% de los internautas se comunica también en esta lengua. Si queremos estar al día en las nuevas tecnologías y no perder detalle de lo que ocurre en la comunidad virtual, parece que no nos queda más alternativa que manejarnos en esta lengua.

Sobra resaltar su relevancia a la hora de acceder al mercado laboral. Puede afirmarse que en nuestros días, ha dejado de ser un complemento a la formación para pasar a convertirse en un requisito casi imprescindible en el plano profesional y académico. Superar un proceso de selección sin tener unas nociones básicas en esta lengua se vuelve toda una hazaña. Y lograr un ascenso, un cargo de mayor responsabilidad o una mejor retribución sólo está al alcance de quien posee la capacidad de saber expresarse y desenvolverse en este idioma. En un mercado laboral tan competitivo y exigente como el actual, el inglés se convierte en una de las principales herramientas para diferenciarnos del resto de candidatos y conseguir ese puesto tan deseado.

Pero más allá de las innumerables puertas que nos abre en el mercado laboral, hablar inglés nos permite enriquecer enormemente nuestra vida personal. Además de ejercitar nuestro cerebro y mantenerlo activo, es una de las principales fuentes de adquisición de conocimiento en la medida en que nos permite relacionarnos con personas de diferentes culturas, estilos de vida y formas de pensar. Posibilita el acceso a un mundo totalmente diferente al que estamos acostumbrados y un intercambio de vivencias y experiencias con personas que pueden proceder de la otra punta del mundo. 

Ya hemos constatado que su incidencia en el entorno profesional es innegable. No obstante, no basta únicamente con dejar constancia en el curriculum de que sabemos hablar inglés (práctica bastante extendida de hecho, en nuestro país) sino que es preciso demostrarlo. Además del tanteo que puedan realizar los reclutadores en el proceso de selección, la mayoría de las empresas exige ya la presentación de un Certificado Oficial que acredite el nivel y tenga reconocimiento a escala global. Por eso, es fundamental prepararse con la suficiente antelación para ir seguros y sin miedo a las distintas pruebas que organizan las Escuelas Oficiales de Idiomas. Sólo así podremos ganar la soltura y confianza que se requiere para superar los exámenes con éxito y hacernos por fin con ese Título Oficial tan codiciado. 

Ahora puedes adquirir esa preparación gracias a nuestra gran variedad de Cursos online en esta materia. Desde el PET, hasta el First Certificate (FCE) o el Advanced (CAE) pasando por el TOEFL o el inglés propio de los negocios; tendrás a tu alcance todo el material didáctico y recursos necesarios para hacerte por fin con esa Titulación. Y dentro de esta oferta formativa, no podía faltar una específica formación en materia de pronunciación, fundamental para superar cualquiera de estos exámenes y poder entablar una conversación en inglés

Podrás elegir el curso que mejor se adapte a tu nivel y circunstancias personales. Aprender inglés de manera sencilla y divertida es posible gracias a esta completa variedad de Cursos. Podrás acceder a videos interactivos, juegos, ejercicios de gramática e incluso podrás participar en conversaciones reales para que el speaking deje de ser un quebradero de cabeza para ti. Igualmente, podrás corregir y practicar tu pronunciación, ampliar tu vocabulario y ganar confianza y soltura a la hora de expresarte y comunicarte en inglés. Trabajarás cada una de las partes de las que se componen los exámenes oficiales de Cambridge (Reading, Writing, Listening, Speaking y Use of English) y tendrás acceso a exámenes de convocatorias anteriores para que puedas practicar tantas veces quieras y conozcas su formato y estructura. Todo lo que necesitas para ir seguro y con confianza el día del examen final.

Ya sea por exigencias del mercado laboral, por los beneficios que otorga aprender un nuevo idioma o por satisfacción personal, desde Aprendum te animamos a iniciarte o ampliar tus conocimientos en inglés. Lo más difícil es siempre tomar la decisión en firme de ponerse a ello. Pero una vez que lo haces, ya viene todo rodado. El esfuerzo merecerá la pena.


¿Trabajar menos y rendir más?

jueves, 21 de julio de 2016

Ser puntual, proactivo, con iniciativa, responsable, participativo, ordenado, diligente, saber hacer frente a los retos y dificultades… Son algunas de las competencias profesionales más valoradas en el mercado laboral actual. Pero este elenco quedaría incompleto si no se incluye a la productividad. Definida como la capacidad de algo o alguien para producir, ser útil y provechoso, es una de las cualidades más valoradas por los empresarios. Dominar la ejecución de las tareas que tiene que desempeñar el trabajador en su día a día es casi tan importante como realizarlas a tiempo. De nada sirve el conocimiento, la valía o la experiencia si luego no se alcanza la efectividad en los resultados. 


En términos más exactos, la productividad se define como la capacidad o el nivel de producción por unidad de trabajo. Hace referencia al número de recursos, material, energía y capital humano que debe emplearse para alcanzar un determinado resultado. Es la relación entre lo que se produce y los medios empleados para ello. Así, se afirma que cuantos menos recursos haya que utilizar para lograr el objetivo propuesto, más productivo es ese sistema. Si nos circunscribimos al entorno laboral, la productividad se define como la producción media de cada trabajador medida en un periodo de tiempo determinado. En definitiva, es el tiempo y recursos que emplea el trabajador para realizar sus funciones. 

Para que su medición sea relevante y puedan extraerse conclusiones, los resultados han de compararse entre distintos trabajadores de una misma empresa, entre dos o más empresas que compiten en un mismo mercado o entre una empresa y la media del sector en el que desarrolla su actividad. La comparativa de este ratio entre distintos periodos de una misma empresa también resulta muy interesante para analizar la eficacia de las acciones puestas en práctica.

La productividad es uno de los indicadores básicos para analizar la viabilidad de un negocio. Sólo las empresas que consiguen optimizar al máximo sus recursos humanos, financieros y de infraestructura son las que sobreviven en el mercado. En este sentido, puede afirmarse que la productividad determina el éxito o fracaso de una compañía. Se dice que una organización es productiva cuando necesita menos recursos que sus competidores para alcanzar un mismo o superior nivel de producción, o de mayor calidad. Esto conlleva un increíble ahorro de costes, que la empresa puede revertir en el propio proceso productivo. A partir de ahí comienza un círculo virtuoso cuyo resultado es un incremento de los beneficios y la rentabilidad.

Y sólo las empresas productivas son competitivas. La competitividad no puede entenderse sin la productividad. De ahí el incesante empeño por parte de todas las compañías de hallar la clave para mejorar este parámetro. Y de ahí que la productividad personal sea una de las competencias profesionales más valoradas. Si bien los empresarios tienen mucho que aportar en lo que a productividad se refiere (mejores dotaciones, tecnología, formación, retribución y motivación), los trabajadores también pueden desarrollar una serie de hábitos para mejorar su rendimiento:

1. Organización: la clave está en planificar la jornada. Repasar mentalmente las tareas que tenemos que desempeñar a lo largo del día y establecer prioridades. Se aconseja elaborar un horario con el tiempo estimado de cada tarea.

2. Empezar por lo más difícil: dentro de esas prioridades, lo mejor es comenzar el día resolviendo las cuestiones más complicadas, ya que se supone que es cuando tenemos más energía y capacidad de concentración. Dejar para el final lo más engorroso sólo hará más pesada la jornada.

3. Las tareas: una a una. Dice el refrán que “quien mucho abarca, poco aprieta”. Los expertos recomiendan desempeñar las tareas de forma individual, ya que es muy difícil estar centrados en varias cosas a la vez. Hacerlo lastra la productividad.

4. Descansar: es fundamental hacer descansos de cinco minutos cada cierto tiempo para poder desconectar. Trabajar durante horas seguidas sin parar afecta a la concentración, creatividad y rendimiento.

5. Aprende a decir NO: aceptar más funciones de las que se pueden asumir sólo genera estrés y ansiedad por no poder abarcarlas todas, o en su caso, unos resultados deficientes si finalmente aceptamos realizarlas. Cuando estés inmerso en un determinado proyecto, es mejor centrar toda la atención en él y rechazar otro tipo de propuestas, al menos hasta que lo finalices. Otra alternativa es pedir ayuda o delegar en otras personas tareas y responsabilidades.

6. Pico de productividad: todos tenemos un momento del día en el que nos sentimos más frescos y enérgicos. Aprovecha ese periodo de máximo rendimiento para realizar las tareas más relevantes, pesadas o que exijan mayor nivel de atención.

7. Concentración: la productividad sólo se alcanza cuando estamos totalmente concentrados en la actividad que estemos desempeñando. Por eso, evita las típicas distracciones como llamadas de teléfono, reuniones innecesarias, navegar por Internet, etc.

8. Orden: el orden es fundamental para realizar un buen trabajo. Una mesa limpia, espaciosa y ordenada nos ayuda a relajarnos y a alcanzar la eficacia en los resultados.

Trabajar menos horas y rendir más. O al menos, aprovechar mucho más el tiempo mientras se trabaja. Éstas son algunas de las pautas básicas para conseguirlo. Anímate a ponerlas en práctica, si no es para convertirte en el trabajador ideal de cualquier jefe, al menos adquirirás una importante cualidad que podrás aplicar en tu vida diaria.


Registros Akáshicos: el Libro de la Vida

martes, 12 de julio de 2016

Posiblemente nunca hayas escuchado el término de Registros Akáshicos; y en caso de hacerlo, puede que no te haya quedado muy claro qué significa exactamente. Y no es para menos, porque estamos ante una de las definiciones que más acepciones admite y más conceptos engloba. Para empezar, a los Registros Akáshicos se les conoce también como Libro de la Vida, Libro del Alma, Libro de los Recuerdos, Crónica Ákasha, Anales Akáshicos, Fuente de los Secretos, Memoria del Universo, La Eterna Tabla, Archivos Cósmicos de Creación o Libro del Tiempo. Bajo todas estas denominaciones se esconde una misma premisa: todo nuestro pasado, presente y futuro está escrito. 


En una primera aproximación, parece que evoca a la idea del Universo, la energía, el Karma, las vidas pasadas… Pero sería limitar mucho su ámbito de aplicación. Si profundizamos más en esta teoría, descubrimos que bajo los Registros Akáshicos, según afirman sus defensores, subyace toda la historia de la humanidad. Esto quiere decir que no sólo está almacenada la información relativa a nuestra vida personal, sino que puede decirse que es una especie de memoria universal de toda la existencia. En ese Libro de la Vida permanece almacenada más información sobre el hombre de la que somos capaces de imaginar.

Es una especie de memoria sobre todo lo que ha acontecido desde el inicio de los tiempos. Los partidarios de esta filosofía consideran que estamos ante un espacio multidimensional (éter) donde se archivan todas las experiencias del alma incluyendo todos los conocimientos y experiencias de las vidas pasadas, presente y potencialidades futuras. No hay nada que no haya quedado consignado en ese registro, puesto que su origen es anterior a cualquier indicio de vida. Ni siquiera nuestra experiencia vital personal escapa a esta dimensión: cada palabra, cada pensamiento, cada emoción y cada acción permanecen allí almacenados.

Su denominación no es casualidad: Akasha, en sánscrito, se traduce como ‘éter’: espacio o energía cósmica que penetra en todo el Universo y que transporta el sonido, la luz y la vida. Y Registro (o Archivos), ya que en ellos se graba y registra todas las experiencias de la vida. Así, puede entenderse como un sistema energético con distintas frecuencias vibratorias, que no puede observarse ni medirse, pero que todo lo impregna y a todos afecta. A esa base de información ilimitada puede accederse a través de una lectura de los Registros Akáshicos, quienes sólo los denominados lectores (personas con ciertos dones e iniciados en esta técnica) pueden realizar.

El objetivo principal de los Registros Akáshicos es mejorar el proceso evolutivo del ser humano. Proporcionar toda aquella información que el hombre requiere para entender su momento presente, dar respuesta a determinadas experiencias vitales e indagar en el futuro. Es una guía que ilumina el camino, indica qué dirección tomar y revela el potencial y las posibilidades de crecimiento de cada uno. Levanta el velo que no nos deja ver todo aquello que nos desequilibra y nos impide avanzar.

Según esta doctrina, los Registros Akáshicos almacenan los errores y aciertos que hemos ido cometiendo en esta vida y en las pasadas y que tienen que equilibrarse a través de las encarnaciones. Esto puede ayudarnos a entender por qué nos suceden determinados acontecimientos en el momento actual.

Gracias a ellos podemos indagar en nuestro interior, conocernos mejor a nosotros mismos y descubrir qué patrones o pautas de comportamiento nos limitan y nos impiden alcanzar nuestras metas y objetivos. Descender a las profundidades de nuestro ser para localizar el origen de los miedos y bloqueos que nos frenan. Tomar conciencia de nuestra verdadera esencia e identidad para conocer qué misiones y acometidos tenemos que cumplir y poder mejorar así nuestro momento presente y futuro. Entender el aquí y ahora. Y en definitiva, adquirir una visión global de todas las experiencias vitales que ha experimentado nuestra Alma en esta vida y en las pasadas para dar sentido a nuestra existencia.

Si quieres descubrir la fuente de tus miedos e inseguridades y conocer qué creencias te limitan, no puedes perderte nuestro Curso online de Iniciación en Registros Akáshicos. Con él aprenderás a realizar una lectura de los mismos con el fin de lograr una iluminación, sanación o simplemente comprender determinadas situaciones de la vida. Esta lectura te permitirá tener un profundo contacto con todas las fortalezas, aprendizajes, dones y cualidades que se han registrado a lo largo de toda tu existencia. Asimismo, estarás capacitado para dar respuestas espirituales, emocionales, de salud y materiales, y resolver todas aquellas dudas que el consultante quisiese despejar.

Lograr un cambio es casi imposible sin un extenso conocimiento sobre nosotros mismos. Quizá sea una oportunidad única para descubrir quiénes somos y cómo podemos crecer y evolucionar. Reorientar nuestra vida hacia su verdadero camino.



¿Qué entendemos por Medicina Integrativa?

viernes, 8 de julio de 2016

Siempre nos han dicho que los extremos nunca fueron buenos. Quizá sea porque al centrarnos en una única opción estamos dejando de lado las ventajas y beneficios que nos pueden proporcionar el resto de alternativas. Posiblemente ésta sea la base y el fundamento de la Medicina Integrativa; una de las ramas de la Medicina que más fuerza está cobrando en la actualidad. Cada vez son más las personas y profesionales sanitarios que han quedado fascinados por sus efectos.


Cuando hablamos de Medicina Integrativa, o también denominada medicina integrada o medicina biológica, estamos haciendo referencia a una combinación entre la medicina tradicional y la medicina natural. Es decir, es la técnica sanitaria que combina la medicina basada en la ciencia (incluyendo sus distintos avances científicos y tecnológicos) con distintas medicinas alternativas y de origen ancestral. El resultado es un híbrido entre ambas que selecciona las ventajas de cada una y compensa los aspectos negativos.

Se trata de reafirmar el enorme papel que la medicina convencional ha supuesto para la humanidad en relación con la mejora de la calidad de vida y la supervivencia de la población, pero sin menospreciar los efectos favorables que la medicina natural genera en nuestro organismo. Hay que tener en cuenta que los medicamentos actúan para eliminar los síntomas del paciente, pero no indagan en la causa que ha motivado la enfermedad. En muchos casos, incluso se muestran insuficientes para paliar eficazmente el dolor. La medicina natural trata precisamente de localizar el origen de la patología para poder actuar sobre ella; para lo que se sirve de remedios o medicamentos naturales

Así, la administración de fármacos se ve complementada con técnicas terapéuticas como la homeopatía, fitoterapia o acupuntura. Todas estas disciplinas permiten que se promueva y restablezca el equilibrio saludable en el organismo, mediante mecanismos fisiológicos propios, y no a través de métodos invasivos; sin olvidar que nos permite reducir la medicación tradicional (antiinflamatorios, ansiolíticos…) al poder beneficiarnos de los propios principios activos naturales. En este sentido, puede afirmarse que la medicina natural le proporciona al enfermo todos los recursos de los que la medicina tradicional no dispone.

La principal característica de la Medicina Integrativa es la de considerar al individuo como un todo. Defiende que una patología aparece cuando se rompe el equilibrio entre mente, cuerpo y espíritu. Por eso, más que tratar la enfermedad en sí, se centra en reestablecer ese equilibrio. Aborda en conjunto el aspecto fisiológico, psicológico, nutricional y social de cada persona para tener una visión más amplia acerca de las causas que han podido desencadenar la enfermedad. El fin último es el de “desintoxicar al organismo” porque sólo con un sistema inmune fuerte y sano se puede prevenir la aparición de enfermedades. 

Su objetivo es poner a disposición del paciente todos los instrumentos que estén a su alcance para lograr la curación. Ampliar el abanico de opciones para recuperar la salud y el bienestar. No dejar en el tintero ni una sola alternativa para alcanzar este objetivo. ¿Por qué acudir a un solo método cuando la combinación de ambos potencia enormemente los resultados?

La Medicina Integrativa presenta una serie de beneficios innegables para cualquier profesional sanitario. De hecho, cada vez son más los médicos que recomiendan a sus pacientes complementar su tratamiento con remedios naturales. En primer lugar, esta disciplina reduce considerablemente la posibilidad de sufrir los temidos efectos negativos o contraindicaciones de los medicamentos, ya que podemos reducir su dosis en favor de alternativas que no son ni químicas ni invasivas. En segundo lugar, la Medicina Integrativa es especialmente eficaz en pacientes con enfermedades crónicas. Mejora la calidad de vida de todos aquellos que reciben un tratamiento meramente paliativo en vez de curativo. La medicina alternativa le proporciona al enfermo el alivio que no ha encontrado en el tratamiento habitual. En tercer lugar, es un método totalmente personalizado, ya que está en función de las circunstancias individuales de cada uno. El foco de atención se pone en el paciente, potenciando así la relación con su médico. El paciente no es pasivo, es activo, y el médico su guía. 

Y por último, cabe destacar que la Medicina Integrativa no busca tratar la dolencia en sí, sino localizar su origen para poder actuar directamente sobre la causa que la ha motivado. Cuando la enfermedad aparece a consecuencia de malos hábitos alimenticios o conductuales, entonces la Medicina integrativa trabaja para erradicar esos hábitos. Además de los enormes beneficios a largo plazo, el paciente mejora su calidad de vida y alcanza la sanación.

Si quieres descubrir más acerca de esta novedosa técnica sanitaria, no puedes perderte nuestra exclusiva selección de Cursos online en esta materia. Podrás profundizar en las técnicas que emplea, así como en sus beneficios y aplicaciones. Igualmente, en esta selección de Cursos encontrarás formación en cada una de las consideradas variantes de la Medicina natural.

Medicina sólo hay una, y lo importante es poder tener las máximas opciones para prevenir, curar o aliviar las enfermedades que afecten a cualquier ser humano. Según el Doctor Mariano Bueno “la Medicina Biológica persigue un único objetivo, dar más años a nuestra vida, y más vida a estos años, envejeciendo más dulcemente, hasta donde genéticamente sea posible”.